¿A la tercera irá la vencida?

¿A la tercera irá la vencida?


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles





Dicen que a la tercera va la vencida y a ese dicho popular se aferra el FC Barcelona en su tercera final de la Champions League ante el Olympique de Lyon. San Mamés será la sede del intento de revancha azulgrana en su quinta final del trofeo continental.

Lo harán ante su ‘bestia negra‘, el rival al que no han podido vencer en sus cuatro enfrentamientos y que frustró el sueño blaugrana de la Champions en la 19/20, la primera vez pisaban una final europea, y en la 21/22, un año después de ser campeonas cuando buscaban la segunda consecutiva. Como ahora. «Los dos mejores equipos de Europa» como los ha denominado Jonatan Giráldez, técnico del Barcelona, llegan al partido con unos números muy iguales y que asustan.

En Budapest acabó un sueño y comenzó una era

Las azulgranas no son las mismas desde aquel chasco en la 18/19. Aquella noche lloraron Alexia Putellas, Aitana Bonmatí, Mariona Caldentey, Sandra Paños, Marta Torrejón, entre otras. Una derrota que las hizo mujeres y que produjo un cambio de mentalidad evidente en jugadoras que ahora son pilares fundamentales de la estructura culé y que podría explicar el inicio de dominio en todas las competiciones.

Desde aquella derrota en Budapest, el Barça no ha perdido una sola liga (5 consecutivas), ni una Supercopa (4 seguidas) y solo una Copa de la Reina (la de la 22/23), por alineación indebida.

Dolió, y mucho, aquel ‘hat-trick’ de Ada Hegerberg en 15 minutos. Un destrozo evidente de un rival potentísimo que realizó 11 disparos a puerta frente a un único lanzamiento azulgrana, el del gol de Oshoala para maquillar el resultado en el minuto 89. Las lionesas juguetearon en el área rival con 28 acciones, 14 disparos y un 86% de acierto de pase frente a las 15 acciones de ataque culé y solo 8 disparos desde dentro del área. Aquel partido solo tuvo un color.

En 2022 volvieron los fantasmas

La vida le dio otra oportunidad al FC Barcelona, ya como campeón de la Champions, en su segunda final consecutiva y ante ese Lyon que les había frustrado el sueño dos años antes. El cambio de madurez en las jugadoras azulgrana ya se había producido… Pero se enfrentaban a la reina de la competición: un Olympique que esa noche en Turín levantó su octavo trofeo continental.

El varapalo fue real. Otra vez, destrozadas en la primera parte (3 goles en contra en 30 minutos), otra vez apareció Ada Hegerberg (gol y asistencia) para ganarle el duelo de ‘balones de oro’ a Alexia Putellas (que también marcó). Pese a que los números beneficiaron al Barça, con más posesión (59%), más disparos a puerta (15) y más ataques (32) eso no se tradujo en el campo por tres errores de bulto, con tres pérdidas en el centro del campo que se convirtieron en goles del Lyon.

La vida le ha dado al Barcelona otra oportunidad, la tercera en una final, para intentar conseguir su tercera Champions con algo que no ha logrado nunca y es vencer al Lyon. Las azulgranas ya han demostrado que se les da bien lo de romper techos de cristal y acabar con las estadísticas en contra. Este sábado buscarán el más difícil todavía.

Infografías: Jorge Rubio y Pedro Jiménez (InfografíaRTVE)

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles