Canal de La Mancha: Francia eleva la tensión con el Reino Unido al retirarle la invitación para una reunión migratoria europea | Internacional



La ministra del Interior británica, Priti Patel, ya no es bienvenida en Francia. Su homólogo francés, Gérald Darmanin, le ha retirado este viernes la invitación lanzada la víspera para participar el domingo en una reunión de ministros del ramo europeos para tratar la crisis migratoria en el canal de La Mancha, tras la muerte de 27 migrantes cuya embarcación precaria naufragó en las frías aguas que unen las costas británica y francesa.

La razón, según la prensa francesa, es la “decepción” provocada por la carta abierta que el primer ministro británico, Boris Johnson, publicó la pasada noche en Twitter, en la que instaba al presidente Emmanuel Macron a que Francia se haga cargo de los migrantes que crucen el canal mediante “un acuerdo bilateral de readmisión”. La Unión Europea, dijo Johnson en una carta encabezada por un “dear [querido] Emmanuel”, “tiene acuerdos de readmisión con países como Bielorrusia y la Federación Rusa. Espero que un acuerdo de ese tipo pueda ser alcanzado rápidamente también con Reino Unido”, concluyó.

El Gobierno británico ya ha reaccionado a la retirada de la invitación. En declaraciones a la cadena BBC, el secretario de Transporte del Reino Unido, Grant Shapps, defendió la carta de Johnson y afirmó “esperar que París reconsidere su decisión”. ”Ninguna nación puede hacer frente a esto sola. Va en nuestro interés. Es en su interés. Desde luego, va en interés de las personas que son objeto de tráfico de personas hacia el Reino Unido, con estas trágicas escenas que estamos viendo: gente que pierde la vida”, aseveró Shapps.

Previamente a este llamamiento del secretario de Transportes británico, el portavoz del Gobierno francés, Gabriel Attal, había descrito la misiva del jefe del Ejecutivo del Reino Unido como “pobre en el fondo y totalmente inapropiada en la forma”, en la cadena BFMTV. Con esta carta, que para París atenta claramente contra la petición de Macron a Johnson de “no instrumentalizar” la tragedia del peor naufragio de migrantes en años, el primer ministro británico muestra, dijo Attal, una falta de respeto al trabajo de los guardacostas y demás agentes del orden en la zona que han impedido en lo que va de año decenas de miles de travesías y salvado a más de 7.500 migrantes siniestrados en esas aguas. Para el portavoz francés, el texto es “pobre en el fondo” porque ese tipo de acuerdo de readmisión de migrantes que propone “no es, evidentemente, lo que necesitamos para solucionar” la cuestión migratoria. Lo que haría falta, agregó, es que los británicos “envíen a agentes para examinar las demandas de asilo que les conciernen desde el territorio francés, cosa que no hacen”.

El primer ministro francés, Jean Castex, había anunciado el jueves la celebración este domingo en Calais de una reunión de los ministros del Interior de Francia, Alemania, Bélgica y Países Bajos, además de la Comisión Europea y Reino Unido —que ahora ya no está invitado— con el objetivo de “definir las vías y maneras de reforzar la cooperación policial, judicial y humanitaria necesarias para luchar mejor contra las redes de traficantes que actúan en los flujos migratorios”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Según Attal, la misiva de Johnson “no se corresponde en nada” al contenido de la conversación que Macron y el primer ministro británico mantuvieron la noche del miércoles, inmediatamente después del naufragio. El presidente francés “está harto de los dobles discursos y de la externalización permanente de los problemas” por parte de Londres, dijo el portavoz gubernamental. “Habría que preguntarse si Boris Johnson no lamenta ahora haber abandonado Europa, porque en cuanto hay un problema, considera que es Europa la que debe gestionarlo. Pero las cosas no funcionan así”, agregó.

La creciente tensión bilateral entre París y Londres amenaza este viernes con estallar por un segundo contencioso bilateral: el de las licencias de pesca para faenar en aguas británicas acordadas tras el Brexit y que Francia asegura sigue sin recibir, motivo que en las pasadas semanas provocó una escalada de amenazas de represalias mutuas.

Mientras, los pescadores franceses afectados por la no renovación de los permisos pesqueros han empezado ya a cumplir con la amenaza de bloquear la llegada y partida de barcos procedentes de Reino Unido con destino a puertos franceses a lo largo del canal de la Mancha. Estos trabajadores han impedido este viernes que un buque británico atracara en el puerto bretón de Saint-Malo, según la agencia de noticias Reuters. Los marineros galos rodearon con sus barcos al buque Normandy Trader, mientras mantenían en alto bengalas rojas para cerrarle el paso. Los pescadores han anunciado a su vez su intención de bloquear el acceso galo al Eurotúnel en Calais.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Ver noticia en: elpais.com

Deja una respuesta