Cascos utilizó la dirección de la sede del PP para enviar facturas tras abandonar sus cargos




El exvicepresidente del Gobierno y ex secretario general del PP, Francisco Álvarez-Cascos, cobró varias facturas personales utilizando la dirección de la sede nacional del Partido Popular, en el número 13 de la calle Génova de Madrid, cuando ya no ocupaba ningún cargo en la formación. Así consta en al menos tres facturas a las que ha tenido acceso ABC en concepto de «asesoramiento a la dirección» de Aqualium Spain SL , la firma de compra-venta de arte constituida por su entonces mujer, María Porto, justo después de que él anunciara a principios de 2004 que dejaba la política. Esas facturas corresponden a los meses de febrero y diciembre de 2005 y marzo de 2006, respectivamente, y suman en total 29.000 euros. Todas ellas están emitidas por «D. Francisco Álvarez-Cascos Fernández», con su número de identificación fiscal particular y con la dirección de «calle Génova, 13» . La misma de la sede nacional del PP y en la que tuvo su despacho como secretario general durante una década. Así hasta tres veces y con más de un año de diferencia entre la primera y la última. En los meses siguientes se repiten facturas idénticas de Cascos a Aqualium, pero ya con otra calle madrileña como dirección. Tal y como adelantó ABC, esta es una de las dos sociedades -junto a Cinqualium – con la que Cascos y Porto han cobrado al menos 4,7 millones de euros de empresas, contratistas públicos y administraciones vinculadas a los anteriores cargos políticos del primero. Noticias Relacionadas reportaje Si Francisco Álvarez-Cascos Los negocios políticos de Álvarez Cascos, el ‘general secretario’ Javier Chicote estandar Si Álvarez-Cascos cobró a dos empresas a la vez por el mismo despacho y el mismo garaje Javier Chicote Tras las exclusivas de este periódico, Cascos ha amenazado con acciones legales a medios asturianos que se han hecho eco de ella. A través de un comunicado desde su nuevo partido, Suma Principado, asegura que «es falso» que él mismo haya gestionado Aqualium, ya que era su entonces mujer la que figuraba como administradora única de la sociedad desde que se constituyó. Las pruebas La realidad es que numerosos documentos de Aqualium, algunos del propio Cascos, demuestran que éste sí gestionaba esa sociedad desde el principio. Así, por ejemplo, ABC ha tenido acceso a siete comunicaciones de la gestoría de la empresa dirigiéndose directamente a él -y no a su mujer- para tareas ordinarias, como el finiquito de una trabajadora llamada Angelita en junio de 2004, a los pocos meses de crearse la sociedad. O extractos bancarios de Aqualium que su gestoría detalla «a petición de FAC » -siglas de Francisco Álvarez-Cascos- en diciembre de ese mismo año. O los 423,83 euros que saca de las cuentas de Aqualium en noviembre con la gestoría apuntando que «FAC retira dicho importe» . Y lo mismo al año siguiente, cuando se encarga personalmente del contrato de otra trabajadora, en este caso llamada Tania. Una de las tres facturas emitidas por Cascos con Génova 13 como dirección fiscal ABC Pero hay muchas más pruebas de que Cascos tenía intereses en la sociedad. Por ejemplo, según las declaraciones fiscales, en el año 2005 cobró 35.000 euros de Aqualium por distintos conceptos, entre ellos «asesoramiento a la dirección de la sociedad». Es decir, por asesorar a su mujer . Dos de las facturas con la dirección del PP corresponden a esa cantidad. Además, Álvarez-Cascos disponía de una tarjeta de crédito a cargo de Aqualium, como María Porto y otra trabajadora de la empresa. Es la misma que utilizaba para sufragar gastos personales como hoteles y restaurantes de lujo o gasolina. De su puño y letra Se da la circunstancia de que su coche particular -un Toyota de 49.000 euros- también se lo pagó a través de Aqualium. A la lista de gastos que figuran a cargo de la sociedad hay que sumar sus viajes de placer a lugares como Argentina, París o Cancún, donde fue con María Porto y otras cuatro personas en las navidades de 2004. Es más, el propio Álvarez-Cascos dejó constancia de su gestión al frente de Aqualium con su puño y letra. Entre la documentación a la que ha tenido acceso ABC destaca un fax manuscrito del mismo exministro tramitando el alquiler de un teléfono portátil por satélite el 29 de junio de 2005. «Envío de documentación solicitada para formalizar contrato de alquiler para teléfono portátil Iridum. Atentamente, Francisco Álvarez-Cascos », se puede leer en el escrito, firmado por él mismo en representación de Aqualium. Documento de Aqualium firmado por Álvarez-Cascos abc Existen además numerosas facturas de la compañía Amena por un teléfono móvil a su nombre que también pagó Aqualium. De esta manera, la empresa de arte que asegura que él no gestionaba le pagó el terminal mensualmente al menos desde 2005 hasta 2006. Algunas de esas facturas ascendían a más de 900 euros. La documentación de Aqualium también revela que Cascos incluso dispuso de fondos de la sociedad a través de un préstamo , como acreditan extractos bancarios a los que también ha tenido acceso este periódico. Otra evidencia más de su nivel de implicación en la sociedad es que trataba directamente con los artistas a los que Aqualium encargaba obras de arte. « Yo trataba con Álvarez-Cascos y con su mujer, con ambos indistintamente», explicaba José María Mezquita, pintor zamorano al que Aqualium encargó en 2005 un cuadro sobre un viaducto del AVE en Málaga para vendérselo a Construcciones Sando, a la que Fomento adjudicó esa infraestructura cuando Cascos estaba al frente de ese ministerio (2000-2004). Todo ello demuestra que, aunque su entonces mujer figuraba como administradora, Cascos sí gestionaba esta sociedad . Y mucho.

Ver noticia en: www.abc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad