Colau tiene miedo al pesebre



En un mes estaremos celebrando la Navidad; le guste o no a Ada Colau o al populismo en general. Ellos se han propuesto erradicar cualquier rastro de tradición cristiana en la ciudad, por no hablar de la hostilidad hacia el catolicismo que rezuman sus propuestas educativas. Es ya un clásico de estas fechas la polémica sobre el belén de San Jaime. Cuando no se trata de un conjunto de cajas mal puestas, son unas sillas vacías o figuras que nadie es capaz de reconocer. Este año, el Ayuntamiento ha decidido dispersar el pesebre por todo el barrio Gótico. La ‘performance’ nos costará, a todos los barceloneses, casi 190.000 euros.

Malbaratar recursos públicos para llevar a cabo acciones que ofendan a una parte importante de la ciudadanía no es normal. Los católicos no le decimos a la alcaldesa cómo debe vivir o celebrar la Navidad, por lo que esperamos que el Gobierno municipal no nos imponga cómo hacerlo. Solo le pedimos una cosa: respeto a las tradiciones. Son una herencia recibida a preservar, no a erradicar.

Parece que Ada Colau tenga miedo al pesebre y es por ello que no se atreve a montar uno de verdad, sin histrionismos ni inventos.

Sabemos que no nos va a felicitar la Navidad, igual que tampoco felicita otras fiestas cristianas; pero sí que felicitará a otras comunidades religiosas en sus festividades. Nosotros sí que le desearemos una feliz Navidad, esperando que algún día entienda que Barcelona es plural y diversa, pero que también tiene unas tradiciones que deben ser respetadas y divulgadas. Uno no puede amar lo que no conoce, ni defender lo que no ama.

Eva Parera es diputada autonómica del PP y presidenta de BCN pel Canvi en el Ayuntamiento de Barcelona

Ver noticia en: www.abc.es

Deja una respuesta