Conectarse al futuro a toda velocidad



«La humanidad ha tardado miles de años en llegar a internet y solo 30 años en pasar del modelo ‘heraldo’ -un teléfono con el que solo se puede llamar- a lo que tenemos hoy en día», afirmaba Eduard Martín, CIO – Director del Programa 5G en Mobile World Capital Barcelona, en la presentación de la tercera sesión del ciclo ‘Activostech’, organizado por El Periódico de Catalunya y Mobile World Capital Barcelona, con la colaboración de Cellnex y CASA SEAT. La velocidad caracteriza este periodo de la historia en el que todo parece suceder en cuestión de segundos o, para ser más exactos, en cuestión de un par de clics. Transformaciones empresariales y sociales, que hace no tanto requerían de siglos para implantarse, transcurren ahora en pocas décadas. Y cada avance en digitalización y conectividad inteligente ayuda a acelerar el paso. 

La «punta de lanza» en la actualidad es el 5G, con su mayor ancho de banda, su transmisión de datos ultrarrápida y su menor latencia, pero las innovaciones «van mucho más allá» de esta quinta generación de comunicaciones inalámbricas, recordó Martín. Así, no se pueden disociar de todas las posibilidades que ofrecen los nuevos desarrollos de softwares y dispositivos, en constante evolución. “Desde el punto de vista computacional, la capacidad de nuestros ordenadores se está multiplicando de manera exponencial», aseguró el responsable del Programa 5G del MWCapital.

Esta iniciativa impulsa estudios e iniciativas de análisis y emprendimiento de  programas sobre 5G, e incluye la coordinación del Observatorio Nacional de 5G y el proyecto 5G Barcelona. Entre otros proyectos en los que están trabajando, 5G Barcelona ha prestado especial atención a los usos sociales de esta conectividad de quinta generación. Uno de sus prototipos de robot, Misty II, da apoyo, supervisa su condición y habla con ellos de sus hábitos y sentimientos, además de estar aprendiendo a identificar emociones.

Eduard Martín: «No hemos visto 5G todavía de verdad»

La combinación de infraestructuras, computación y dispositivos tiene el potencial de generar un gran impacto en diversos sectores como son la industria, el ocio, el turismo, la movilidad, el comercio o, incluso, la salud. «Poder operar a distancia es algo que antes no se podía hacer, porque no había ancho de banda y tiempo de respuesta suficiente», planteó Carlos Buenosvinos, Head of Data de SEAT y consejero delegado y CTO de SEAT:CODE, el centro de desarrollo de software que la firma automovilística ha creado en Barcelona. Esta estructura tiene dos misiones fundamentales: la digitalización de procesos y el refuerzo de modelos de negocio en torno a los nuevos conceptos de movilidad, conectividad y digitalización del automóvil. El salto también es relevante en el caso de los vehículos, que se han convertido en la conducción autónoma o en los vehículos conectados, con prestaciones que ofrecen cada vez más modelos. «El volumen de datos que envía un vehículo es enorme; los vehículos hoy en día son casi móviles con sensórica, lumínicos… Sin 5G nos cuesta el poder enviar tanta información de golpe», comentó.

Millones de conexiones

Se conectan los quirófanos y los coches, pero también las líneas de producción de una fábrica, un centro de congresos durante un evento, la grúa de carga y descarga de un puerto comercial o una nevera. La tecnología 5G lo permite porque amplía el volumen de interconexiones: hasta 1 millón de dispositivos por kilómetro cuadrado podrán estar conectados a la red, lo que supone diez veces más que con las redes 4G. Y será necesario, porque según estima la GSMA, la asociación que engloba a la industria móvil y se encarga de organizar el Mobile World Congress, para 2025 habrá 25.000 millones de dispositivos conectados.

«La conectividad inteligente es la realidad de este siglo XXI, que nace con el mundo web, y esta conectividad ha ido acelerándose ha ido acelerando» aseveró Montse Guardia, finalizando el cargo de directora general de Alastria, la asociación sin ánimo de lucro que fomenta la economía digital a través del desarrollo de tecnologías de registro  descentralizadas, y miembro del consejo asesor de Quantum Blockchain Alliance. Según señaló, estos avances tecnológicos están precipitando «un cambio de paradigma social y geopolítico» que abre posibilidades a nuevos actores y modelos de negocio, a la multisectorialidad… «Y para mí -resaltó Guardia-, eso es lo más importante en nuestro sector, la capacidad de cambio para algo mejor; para generar mejor bienestar y mejor riqueza, más repartida».

Montse Guardia: «La conectividad inteligente es la realidad de este siglo XXI»

La automatización y modernización de la industria, el auge de la robótica, la generalización del Internet de las Cosas, pensando en hogares conectados o en smart cities… Son logros que ya se vislumbran, pero que para que lleguen a eclosionar necesitan superar algunos retos, según coincidieron en destacar los participantes en la jornada ‘Activostech: de los SMS a los hologramas’. El primero de los desafíos es el de la cobertura, de forma que esta conectividad inteligente pueda estar al alcance de toda la población. En España, el Gobierno ha puesto el foco con el Plan de Recuperación, que contempla una inversión pública de 4.000 millones de euros hasta 2023 para el despliegue de redes de 5G, la ciberseguridad y la conectividad digital, para alcanzar el objetivo del 100% de cobertura en 2025. «No hemos visto 5G todavía de verdad», sentenció Eduard Martín, quien al mismo tiempo matizó que, aunque queda trabajo por hacer, «el primer diagnóstico es que no vamos mal: España es el segundo país de Europa con más casos de uso». 

«Nosotros como ingenieros, pero también como ciudadanos, sabemos que en la pandemia podríamos haber llegado a dar más soporte a pacientes en hospitales o a nuestros familiares cuando estábamos en situación aislada. ¿Hablamos de hiperconectividad cuando la conectividad básica no ha existido en momentos de crisis? ¿Esto qué significa? Urgencia», aportó Montse Guardia. 

Corroboró este planteamiento el director global de marketing y ventas de Cellnex Telecom, Antoni Liria, quien consideró que aunque «tenemos toda esta capacidad, y tenemos que desarrollar código, necesitamos la conectividad» para hacer llegar los servicios e innovaciones a todo tipo de regiones, zonas y personas. «La cuestión es cómo extendemos y no dejamos a nadie en el camino; no solo el sector industrial y el económico, sino cómo acompañamos a toda la sociedad», insistió. En su opinión, la brecha digital y de conocimiento es una de las cuestiones fundamentales que habrá que abordar: «Nos queda un espacio muy importante con toda la ciudadanía de educación, mentalizar, de mejorar ese conocimiento y los impactos que tienen para que puedan decidir libremente». 

El segundo aspecto relevante a tener en cuenta es el de la competitividad, resaltó Liria. «A nivel de sociedad, o nos posicionamos para ser líderes en estos temas y otros países lo harán por nosotros», afirmó el director global de marketing y ventas de Cellnex, que reclamó «decisión política» y una mayor apuesta por las nuevas tecnologías para «generar conocimiento y atraer talento para ser los tractores de este futuro que se nos presenta».

Antoni Liria: «La cuestión es cómo extendemos (la conectividad) y no dejamos a nadie en el camino»

Sostenibilidad y propósito

Montse Guardia incidió en la necesidad de que no empujen «solo unos pocos» para alcanzar este «gran cambio». En este sentido, habló del «precioso camino de construcción» y de disrupción que queda por delante y aprovechó para hacer un llamamiento a los jóvenes que quieran dedicarse a la ingeniería para sumarse. Y pensando también en las bases sobre las que tienen que erigirse estos avances,  la experta puso el foco en el propósito, los valores éticos y en los 17 «grandes retos mundiales» establecidos por Naciones Unidas, que los profesionales deben tener presentes a la hora de diseñar la infraestructura y el software. «Es qué hago yo en mi día a día para poder llegar a esto, porque todos sumamos, todos somos corresponsables», expuso. 

Antoni Liria añadió que también las empresas deben comprometerse y puso como ejemplo el plan de Cellnex Telecom para que la energía de sus centros sea renovable. «Lo hemos hecho público y los inversores nos lo están pidiendo, porque hay esa concienciación», afirmó. 

Carlos Buenosvinos: «En el cambio cultural que estamos viendo, o eres sostenible o estarás fuera de juego»

«De CO2 y emisiones en el sector automovilístico sabemos bastante», continuó Carlos Buenosvinos, quien recordó que la movilidad sostenible forma parte del propósito de SEAT:CODE. En el caso de SEAT, que es la marca de Volkswagen con la «penetración más joven», planteó que se trata además de una cuestión de rentabilidad. «En los modelos de cambio cultural que estamos viendo, o eres sostenible o estarás fuera de juego», manifestó. «No es una cuestión de estar más o menos comprometido, sino que es cuestión de la viabilidad. la gente joven demanda otro tipo de productos», concluyó.



Fuente de la Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *