Cuando en Murcia crecían más de 800.000 moreras


Lebrillos. Jóvenes murcianas trabajando en lebrillos, en una fotografía del Archivo General de la Región.

Árbol indispensable para el negocio de la seda, se empleó en todas las ampliaciones de la huerta

Antonio Botías

Un bosque de unas 50.000 moreras entre Churra y Monteagudo. Más de 200 hectáreas, lo que equivale a 134 campos de fútbol. Basta ese curioso dato para evidenciar la importancia de la industria de la seda para Murcia. Industria que durante siglos enriqueció a muchos y alimentó a todos. Para luego dejarla perder, como tantas otras riquezas.

Tanto

Ver noticia en: www.laverdad.es

Deja una respuesta