‘Cuando pilotas mejor que hablas’, por Pepe Belmonte | Radio Murcia | Actualidad


Acosta.

Confieso, abiertamente, que el zagal me cae bien. Muy bien. Y que después de los disgustos que nos están dando tanto la pandemia como nuestros mediocres políticos murcianos, el que un muchacho de apenas 17 años se haya proclamado, brillantemente, campeón del mundo de motociclismo, supone toda una alegría, una especie de bálsamo de Fierabrás para tantos males que nos acechan.

Pedro Acosta, que es el nombre de este campeón, el llamado “Tiburón de Mazarrón”, es, de algún modo, el paradigma, el modelo de otros muchos de su propia edad que quieren triunfar en la vida, que quieren ser famosos, salir en la tele y ganar dinero lo antes posible, sin esperar al mañana.

Acosta, sin embargo, aunque se le ve, al menos por su cara, por sus palabras y sus gestos, que es una buena persona, navega en mares un tanto procelosos.

Se nota, para empezar, que su formación académica deja mucho que desear. Es de los que todavía confunden “lleguemos” con “llegamos”, y su inglés, que se ve obligado a emplear cuando se pone ante los micrófonos de los medios extranjeros, es un tanto macarrónico, casi incomprensible.

¿Modelo para las nuevas generaciones? Sí. Pero no del todo. Como diría Antonio Machado, “todo necio confunde valor y precio”.

Pepe Belmonte

Ver noticia en: cadenaser.com

Deja una respuesta