Djokovic desarbola por completo a Mannarino

Djokovic desarbola por completo a Mannarino


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles





Ha ganado 24 torneos de Grand Slam, diez de ellos en Australia, pero Novak Djokovic ha estado a punto de lograr un nuevo registro. El tenista serbio ha tenido la oportunidad de ganar este domingo a Adrian Mannarino por el resultado más abultado de su exitosa carrera, pero en su búsqueda del triple rosco se dejó finalmente tres juegos (6-0/6-0/6-3). «De verdad quise perder ese juego en el tercer set, porque la tensión fue creciendo demasiado en el estadio», confesó el balcánico en la entrevista post partido.

El jugador francés llegaba a la segunda semana del torneo habiendo disputado los cinco sets en todos sus encuentros anteriores y ese desgaste le impidió rendir ante Nole.

Un sencillo paso en su ‘major‘ favorito para Novak, que engulle un récord más, el de mayores participaciones en cuartos de final de Grand Slam, empatando con 58 a Roger Federer. Su siguiente rival será el estadounidense Taylor Fritz, después de que este dejara fuera al griego Stefanos Tsitsipas.

Djokovic ha llevado a cabo a la perfección su plan de juego contra Mannarino, teniendo clara cada variación y cada golpe a ejecutar. Por contra, al tenista francés se le ha llegado a ver perdido, y es que es posible que, como acostumbra, tuviera la osadía de no conocer la identidad de su rival hasta una hora antes del encuentro. Sí, en una cuarta ronda del Open de Australia y contra el diez veces campeón allí, Novak Djokovic.

Ni la lluvia despistó a Nole

El serbio sufrió su único contratiempo del partido antes del inicio del mismo, cuando la organización del torneo sacó a pista a ambos jugadores mientras había comenzado a llover con intensidad. Escasos minutos después, tuvieron que parar el calentamiento para cerrar la cubierta de la Rod Laver Arena, cuya pista ya estaba empapada.

Una vez secada la superficie y bajo techo, Djokovic tuvo un arranque algo errático al servicio, con dos dobles faltas que le otorgaron a Mannarino dos bolas de rotura. Sin embargo, el Nº1 del mundo se conectó a tiempo para salvar la situación.

El tenista francés desperdició la que sería su última oportunidad del partido, puesto que el galo empezaría a acumular errores no forzados ante la imposibilidad de desarbolar a Novak. El tenista serbio solo necesitó seis ‘winners’ y 33 minutos para cerrar el primer set con un rosco (6-0).

Más pendiente de la grada que de la pista

Mannarino parecía prometer algo más de pelea en la segunda manga, pero a Djokovic no le gusta conceder ningún regalo. Hasta con situación de 2-0 y saque a favor, el Nº1 se desahogaba con un grito y poniéndose el dedo en la oreja durante el juego más igualado desde el arranque de partido, en el que un mal derrape le generó una molestia en su pierna izquierda.






Djokovic pide los gritos de la grada MARTIN KEEP / AFP

Un espejismo. Novak recuperó la estabilidad y cerró el segundo de los roscos.

A Djokovic se le empezaba a ver hasta aburrido, y aprovechó una amonestación por demora en su saque para volver a calentarse con el público. Más concentrado en la grada que en la pista, Nole cedió su primer juego al resto, y el público estalló de alegría por un sonriente Mannarino, que lo celebró como si fuera un set.

Ahí el tenista serbio volvió a sacar su lado más sarcástico, haciendo gestos de incredulidad con la juez de silla por activar el tiempo límite de saque mientras la grada aún celebraba el juego obtenido por el francés. Tal vez por eso, Novak perdió su instinto asesino al resto y la oportunidad de lograr su mejor resultado histórico en Grand Slam, cerrando el definitivo parcial por 6-3.

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles