El artista segoviano Alberto Reguera lleva su reencuentro con el paisaje holandés a Hong Kong




Sus viajes por tierras neerlandesas condicionaron su manera de aplicar la pincelada en los años 90. Veinte años más tarde un encargo de Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bonermisza, hacía al pintor segoviano Alberto Reguera reencontrarse con estos paisajes . A través de más de una decena de obras, buena parte de ellas de gran formato, el artista rendía homenaje a Aert van der Ner, uno de los paisajistas referentes del Siglo de Oro holandés, cuya obra ‘Claro de luna con un camino bordeando un canal’ forma parte de la Colección Thyssen. Esas obras pudieron verse en el citado museo madrileño en 2021, y ahora, prácticamente dos años más tarde, viajan al UMAG Museo de Hong Kong, donde desde el 20 de enero y hasta el próximo 30 de abril pueden verse en una exposición individual. ‘Alberto Reguera. Homanjea a Aert van der Neer’ reúne una selección de quince trabajos que el artista realizó para el citado encargo, un proyecto enmarcado en la intención del museo nacional de intentar conectar las obras que alberga con el arte contemporáneo. El protagonismo del cielo y las nubes con sus infinitas variaciones es una de las características distintivas de la pintura de paisaje del Siglo de Oro neerlandés y ha sido también una de las obsesiones constantes en la obra de Reguera: «Siempre me ha estimulado localidad en la naturaleza sus elementos más abstractos y uno de ellos son las nubes» , recordaba entonces el artista a ABC con motivo de la inauguración en el Thyssen. Ahora, con motivo de su nueva exhibición explica que uno de sus principales ejes inspiradores fue el hecho de que la tabla que se conserva en el museo con sede en Madrid fue pintada en un momento en el que se produce un cambio en la composición de la pintura de paisaje en Holanda, ya que «a partir de la década de 1630 las composiciones celestes adquieren gran relevancia, bajando su línea del horizonte hacia la parte inferior del cuadro». «He querido materializar, a través de la materia y el color, el carácter nocturno que transmite esta obra del barroco holandés, intentando otorgar luminosidad a estos escenarios nocturnos a través de la utilización del pigmento», explica también. Obra de Aert van der Neer homenajeada Asimismo, el artista detalla a través de esta muestra explora esa «vertiente asiática» de considerar la nube como un intermediario. «Admiro esa idea de los chinos, de establecer un equilibrio entre los elementos naturales». Admiradora de la «resonancia poética» de la pintura oriental, considera Alberto Regueras que esto podría aplicarse «perfectamente» al cuadro de Aert van der Neer, pues «nos invita» a entrar en él. Por último, apunta que en la selección que ya se puede ver en Hong Kong hay también «ejemplos de cómo me gusta pintar los sonidos expandiendo el color». «Ese carácter expansivo de mi trabajo, me ha llevado, no solamente a estirar el paisaje por sus lados, sino también a proyectar la materia de la obra fuera del cuadro». Así, las obras más pequeñas de esta exposición representan un homenaje a músicos holandeses coetáneos a van der Neer como Jan Pieterszoon Swelinck. No es la primera vez que Alberto Reguera expone en Asia. El artista segoviano participó en la octava Bienal de Beijing, en el Museo Nacional de Arte de China. También tiene obra permanente en la colección CEIBS de Shanghai, donde fue artista en residencia.

Ver noticia en: www.abc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad