El gobierno regional pide al Ministerio mantener los exámenes de septiembre en ESO


REDACCIÓN. MurciaAnte el anuncio producido en el día de ayer, en el que el Ministerio de Educación y Formación Profesional confirmaba a las comunidades autónomas que la disposición transitoria del Real Decreto, que permitía realizar la evaluación extraordinaria este curso en la ESO, había sido objeto de una observación esencial por parte del Consejo de Estado, la Consejería de Educación y Cultura de la Región de Murcia solicita expresamente la retirada de su tramitación.El Real Decreto de evaluación, promoción y titulación es una norma "absolutamente innecesaria", ya que el calendario de implantación de la LOMLOE preveía cambios en estas materias del sistema educativo a partir del curso 2022-2023. "Se trata, por tanto, de un adelanto artificial y forzado del calendario de implantación de la Ley Orgánica de Educación que ya ha puesto de manifiesto la inseguridad jurídica con la que se está tramitando", afirman desde Educación.La Consejería "lamenta la falta de planificación y la improvisación mostrada por el Ministerio, así como la incertidumbre generada por esta medida, que está poniendo en peligro la legalidad de decisiones tan relevantes en el ámbito educativo como las referidas a la evaluación, promoción y titulación de nuestros alumnos"."Es inadmisible que, transcurridos dos meses desde el inicio del curso escolar, el Ministerio de Educación y Formación Profesional no haya sido capaz de explicar al alumnado de nuestro país, a las familias y a los docentes cómo se llevará a cabo la evaluación. Debe recordarse, además, que las programaciones docentes en todos los centros educativos ya están realizadas en base a lo que el Ministerio de Educación ha ido anunciando desde el inicio de curso y que ahora, al parecer, se ve comprometido", critican.Además, la Consejería de Educación y Cultura discrepa de los criterios que este Real Decreto quiere adelantar innecesariamente y que permitirán que los alumnos de ESO puedan pasar de curso sin un límite máximo de materias suspensas, "devaluando la objetividad de la evaluación y pasando la responsabilidad sobre la misma a las decisiones colegiadas de los equipos docentes sin aportar la necesaria seguridad jurídica que debe dar amparo a las decisiones que tomen".Además de eliminar las evaluaciones extraordinarias en la ESO, este Real Decreto permitirá entregar el título de Bachillerato a los alumnos que tengan una materia suspensa este curso, algo que la Consejería de Educación tampoco comparte.En definitiva, indican, "se trata de medidas que devalúan la calidad de la enseñanza, los principios de esfuerzo y de exigencia que deben regir en el sistema educativo que, además, dada la deficiente gestión del Ministerio, están comprometiendo la legalidad de las calificaciones del alumnado".

Ver noticia en: www.orm.es

Deja una respuesta