El gran reto de hacerse mayor


EFQ MURCIA

En Cruz Roja las personas mayores son una prioridad. Cada año la organización atiende a más de 200.000 personas que forman parte de este sector de la población, lo que le permite conocer sus principales problemáticas tales como la soledad, la falta de autonomía, situaciones de discriminación por edad, abusos o violencia y la sobrecarga de sus familiares que realizan labores de cuidados, entre otras.

Hoy, Cruz Roja quiere poner en valor la contribución a la vida social, económica, cultural y política de las personas mayores, además de poner el foco en qué parte de los retos que supone para las sociedades el envejecimiento de la población pasan por la toma de conciencia de las personas de lo que supone este proceso, así como las conductas, hábitos y estrategias que inciden positivamente sobre la calidad de vida durante la vejez.

En los tiempos que corren, hacerse mayores es todo un reto. El envejecimiento es un proceso natural que comienza al nacer y concluye con la muerte, conformado por diversas etapas que, a menudo, se visualizan erróneamente como independientes y estancas pero que, muy al contrario, están absolutamente vinculadas y se suceden de manera fluida y progresiva. No obstante, la calidad de vida en la edad madura depende mucho de cómo se ha vivido, los hábitos que se han adquirido, las experiencias, conocimientos, la red social y entorno cercanos y, también, la propia visión que del envejecimiento y la vejez se ha adquirido durante los años previos.

Todas y todos quieren tener una vejez feliz, sana y satisfactoria, pero esto no siempre sucede así. En ocasiones sobreviene un problema que resultaba impredecible, como la Covid-19 y, en otras ocasiones, determinados hábitos, conductas o actitudes, así como la falta de información o capacitación, hacen a la gente más vulnerables a sufrir problemas como la soledad, el deterioro cognitivo, la falta de autonomía personal o el deterioro físico, que de otra manera podrían haberse evitado o retrasado.

Covid-19

El confinamiento y el resto de medidas restrictivas derivadas del estado de alarma por la pandemia, ha generado en las personas mayores una involución en sus condiciones físicas, cognitivas y emocionales y han dado como resultado un empeoramiento sustancial de su autonomía personal a consecuencia de la inactividad física, cognitiva y del aislamiento social.

Cruz Roja Española trabaja para revertir todas estas situaciones apoyando, fomentando y favoreciendo la autonomía funcional de las personas mayores que se encuentran en situaciones de soledad o con enfermedades y trastornos incapacitantes y/o degenerativos, con más incidencia en estos momentos, y participa en la recuperación de la normalidad de este colectivo mediante acciones que fomentan la participación, el empoderamiento, el asociacionismo, la salud física y mental en un entorno seguro, a través de un programa de intervención dirigido íntegramente a mejorar su calidad de vida con varios proyectos de intervención que inciden directamente en aspectos de vitales del colectivo.

Un buen ejemplo es el Programa ‘Siempre Acompañados’, desarrollado en la Ciudad de Murcia. La Fundación ‘la Caixa’, junto con el Ayuntamiento de Murcia y Cruz Roja, han puesto en marcha este programa innovador que pretende afrontar el fenómeno de la soledad con un doble objetivo: sensibilizar al conjunto de la población sobre el fenómeno de la soledad, con el fin de promover cambios que ayuden a prevenirla y construir una red sólida dentro de la comunidad con el objetivo de fortalecer el apoyo social, acompañar a las personas mayores y, desde la suma de esfuerzos, reducir las situaciones de soledad.

Por eso no podemos olvidar el entorno (familiar, social, vecinal..) que envuelve a las personas de edad y que son un pilar fundamental en su vida.

1 de octubre

Cruz Roja ha organizado, en torno al 1 de octubre, actividades varias donde las personas mayores tienen el protagonismo que se merecen y le dan el lugar que les corresponde tras toda una vida de esfuerzo, dedicación, trabajo, amor… y teniendo en cuenta todo lo que aún tienen por delante para disfrutar, dar, recibir, enseñar, aprender, querer y ser queridos/as…

Hacerse mayor ha de ser un regalo, un premio por lo vivido y por lo que queda por vivir.

Hay que practicar el buen trato. Construir una sociedad mejor para todas las personas: para avanzar como sociedad es fundamental tachar actitudes despectivas y sustituirlas por otras basadas en el buen trato a las personas mayores.



Fuente de la Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *