El jubilado detenido niega cualquier relación con las cartas explosivas




Pompeyo G.P., español de 74 años y sin antecedentes penales, fue detenido por la Policía sobre las diez de la mañana de ayer en Miranda de Ebro (Burgos) como presunto autor de los envíos, entre finales de noviembre y principios de diciembre, de seis cartas explosivas a otros tantos organismos: Palacio de la Moncloa, Ministerio de Defensa, embajadas de Ucrania y Estados Unidos en Madrid y una empresa de armamento de Zaragoza. El sospechoso aseguró a los agentes de la Brigada de Información de Madrid que nada tenía que ver con esos hechos pero en el registro de su vivienda se encontró material pirotécnico y útiles para la fabricación de artefactos como los recibidos por esas entidades. El sospechoso, que fue trasladado a Madrid a primeras horas de la tarde tras asistir al registro, estaba jubilado después de haber prestado sus servicios como funcionario en el Ayuntamiento de Vitoria. Ayer por la mañana fue arrestado en plena calle por precaución ante lo que pudiera tener en su piso. Fue abordado por los agentes cuando acababa de subir a su automóvil, que también fue examinado por los especialistas de Policía Científica y del Tedax NRBQ. El hombre, que está acusado de un delito de terrorismo , vive solo -ni está casado, ni tiene hijos- y no se relacionaba mucho con los vecinos, que no obstante le consideraban una persona educada, aunque reservada. Interior asegura que se trata de una persona muy activa en redes sociales (tiene un canal de Youtube) y cuenta conocimientos técnicos e informativos. En cuanto a su ideología, se sospecha que se había radicalizado en los últimos tiempos y en sus mensajes mostraba una clara tendencia prorrusa . La hipótesis de los investigadores es que actuó en solitario, si bien se analizan todos sus dispositivos electrónicos para conocer cuáles eran sus relaciones y si había entrado en contacto con algún grupo o persona de sus misma ideología. Noticia Relacionada estandar No Detenido un jubilado prorruso como presunto autor del envío de sobres bomba a Moncloa y Defensa Adriana Cabezas Se trata de un varón de 74 años que ha sido localizado en Miranda de Ebro, en Burgos Precisamente, esta semana ‘The New York Times’ publicó que los servicios secretos estadounidenses tenían a un grupo ruso en el punto de mira como sospechoso de haber perpetrado esos envíos de material pirotécnico a instituciones en España. Para cuando se publicó el artículo, agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional ya tenían monitorizado a este jubilado. No obstante hay que recordar que hay otra tanda de cartas, éstas con vísceras de animales , que llegaron a varios consulados de Ucrania en varios países europeos y al Palacio de la Moncloa. Esas misivas habían sido enviadas desde el extranjero y nada tenían que ver con las cartas explosivas. Está previsto que el investigado pase a disposición judicial de la Audiencia Nacional este viernes. El Juzgado Central de Instrucción número 4 investiga los seis envíos como un presunto delito de terrorismo, y a él como autor de todos ellos. Su primer destino tras ser detenido fue, no obstante, la sede de la Comisaría General de Información, en Madrid. La Policía ha podido determinar que todos los envíos se realizaron desde Burgos. Para la localización de este individuo fue importante el análisis de los sellos de las cartas , con una tirada y circulación relativamente reducidas. Ese dato permitió centrar determinadas zonas de España y a partir de ahí cruzar información con otras líneas de trabajo abiertas. Un exhaustivo análisis de las cámaras de seguridad terminó de cerrar el círculo. «Se le veía solo» Ayer, en el barrio de La Charca se respiraba incredulidad. La operación sorprendió a los inquilinos de los inmuebles próximos al número 2 de la Calle Clavel, en la que reside el detenido. El despliegue policial, el registro de su vehículo, que se encontraba aparcado cerca, y la llegada de los medios de comunicación alteraron lo que, en principio, iba a ser un día tranquilo en el barrio mirandés. Pero lo que, sin duda, conmocionó más a todos fue saber que uno de sus vecinos era el autor de los sobres bomba. Pocos eran capaces de dar referencias sobre Pompeyo, un hombre «educado y amable» , a decir de Natalia, cuyos comentarios llegaban por un familiar vecino suyo. «¿Pero cómo un tío de 74 años va a hacer una bomba?» era la pregunta más repetida. Y la respuesta también coincidía: «Alguien le tiene que haber ayudado». «Se le veía solo, eso sí», apuntaban en el barrio. La Policía mantuvo cortada la calle mientras se hacía el registro, que duró más de seis horas en las que ha sido mucho el material que se ha sacado y metido en los coches policiales. Pasadas las cuatro y media de la tarde, Pompeyo G. P. ha salido de la vivienda custodiado por la Policía Nacional, ataviado por una visera negra que le cubría parte del rostro y una cazadora azul.

Ver noticia en: www.abc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad