El juez Llarena acrecienta la presión sobre Puigdemont y pide más extradiciones



El expresidente catalán declara frente al juez italiano al que el Supremo ha recordado que también existe órden de detención sobre Ponsatí y Comín

El expresidente catalán, Carles Puigdemont, ya declara en Italia en la vista en la que debe decidir sobre la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) por la que fue detenido en Cerdeña. Puigdemont ya ha intentado dilatar el proceso, solicitando medidas cautelares al Tribunal General de la UE para recuperar su inmunidad parlamentaria, pero la justicia en España también ha ido más allá y ha solicitado la extradicion de otros dos líderes independentistas fugados.

De hecho, el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ha emitido este lunes una providencia por la que informa al Tribunal de Apelación de Sassari que las órdenes de detención y entrega (OEDE) contra los exconselleres Clara Ponsatí y Antoni Comín siguen vigentes.

El juez reclama así también la extradición de ambos al conocer por medios de comunicación que han viajado a Cerdeña para acompañar al expresident Carles Puigdemont en la vista que se celebra. De hecho, el expresidente entraba a las 10.55 horas de este lunes para declarar en el Tribunal de Apelación de Sassari acompañado del jefe de su Oficina, Josep Lluís Alay; su abogado, Gonzalo Boye, junto a Ponsatí y Comín.

En la providencia, fechada este mismo lunes, el juez instructor de la causa especial del ‘procés’ indica que ha tenido conocimiento «a través de medios de comunicación» de la presencia de los demás políticos fugados de la justicia por lo que ha reclamado su extradición.

El magistrado ordena que se comunique esta circunstancia al Tribunal de Apelación de Sassari (Italia) a través del representante de España en Eurojust, José de la Mata, y subraya que las OEDs libradas contra ambos en la causa especial «es semejante a la que se comunicó» a ese tribunal con ocasión de la detención de Puigdemont en el aeropuerto el jueves 23 de septiembre.

El Parlamento Europeo les retiró la inmunidad

Llarena especifica que dado que oficialmente no sabe si realmente están en Italia ambos consellers, él lo comunica «a los efectos oportunos» para que «proceda a lo acordado» en los términos del artículo 9.1 de la Decisión Marco 2002/584/JAI relativa a la orden de detención europea y a los procedimientos de entrega entre estados miembro.

Ese artículo reza que «cuando se conozca el paradero de la persona buscada, la autoridad judicial emisora podrá comunicar directamente a la autoridad judicial de ejecución la orden de detención europea».

Cabe recordar que a ambos consellers se les retiró la inmunidad como europarlamentarios al tiempo que a Puigdemont. Sobre Ponsatí la justicia escocesa decidió en agosto abandonar el proceso de extradición a España al no considerarse competente después del cambio de residencia de la exconsellera a Bélgica.

Sobre Comín, en marzo de este año el Pleno del Tribunal Constitucional (TC) rechazó por unanimidad el recurso de amparo presentado por el exconseller contra los autos de Llarena y de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo (TS) en los que se acordó su procesamiento por el referéndum independentista del 1-O.

La decisición sobre la extradición puede dilatarse días

Mientras tanto, el abogado italiano de Puigdemont, Agostinangelo Marras, ha asegurado en TV3 que actualmente no existen elementos que justifiquen la ejecución de la euroorden, por lo que si el tribunal sardo aceptara la solicitud de extradición presentada contra su cliente por la justicia española, «a nivel procesal, sería una decisión sin fundamento e injusta».

Aún así, y aunque no se puede descartar una decisión el mismo lunes, lo más probable es que las medidas provisionales pedidas ‘in extremis’ por Puigdemont a la Justicia europea condicionen el proceso y éste quede aplazado a la espera del pronunciamiento del Tribunal europeo.

Tampoco existe un plazo cerrado para que el TGUE resuelva la demanda de cautelares, pero el reglamento prevé un plazo de 15 días para que la otra parte -en este caso los servicios jurídicos del Parlamento europeo- se exprese sobre las condiciones de las inmunidades de los eurodiputados, por lo es probable que Puigdemont no sea extraditado de inmediato.

El expresidente catalán fue detenido el pasado 23 de septiembre en el aeropuerto de Alguer (noroeste de Cerdeña), a donde viajó para participar en un festival de folclore catalán, pero quedó en libertad al día siguiente tras una primera declaración ante la jueza de guardia y pudo regresar a su residencia en Waterloo (Bélgica) hasta la vista que se celebra esta mañana.



Ver noticia en: www.esdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *