El Madrid sueña con la undécima ante Olympiacos

El Madrid sueña con la undécima ante Olympiacos


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles





El Real Madrid está un poco más cerca de ganar la Euroliga. El conjunto blanco, que el año pasado cayó en la final ante el Anadolu Efes, tiene una nueva oportunidad de conseguir su úndécimo cetro europeo. Lo intentará este domingo en Kaunas (Lituania) ante el Olympiacos griego, que llega a la cita como el gran favorito.

Después de derrotar al Barça en la semifinal, los madridistas llegan con la moral alta y nada les impide soñar con la undécima.

Agarrados al extraordinario nivel de Walter Tavares, que en cuartos de final fulminó al Partizán, y frente al Barça se erigió en dominador absoluto, el Madrid se siente capaz de todo.

«Estamos a una sola victoria del título»

Atesoran los capitalinos 10 títulos, entre Euroliga y la antigua Copa de Europa, y han perdido nueve finales. Como insiste Chus Mateo «ganar o perder es parte del juego», pero «dejarse el alma forma parte de nuestra historia y de nuestro club».

Chus Mateo: «Dejarnos la vida por hacerlo lo mejor posible forma parte de nuestra historia»

«Tenemos a un oponente muy sólido enfrente, es muy difícil de batir, pero tendremos nuestras opciones, seguro», dijo el técnico madridista, que apela a la unidad de su equipo para sacar adelante cada partido.

«Siempre buscamos nuestra oportunidad y estamos a una sola victoria del título. Estamos cerca de la final, nuestro objetivo está muy claro y este tipo de adversidades nos ha hecho más fuertes», insistió.

El favorito Olympiacos, el rival a batir

El Olympiacos es el peor rival para el Real Madrid. Los atenienses, líderes en la fase regular de la Euroliga, atesoran tres títulos y han perdido cinco finales, dos de ellas ante el Real Madrid (1995 y 2015), pero tienen un arsenal de perfiles para hacer frente a cualquier circunstancia.

En sus filas está el MVP de la competición, Sasha Vezenkov, tienen a un ‘gigante’ como Fall para medirse a Tavares; veteranos como Sloukas y Papanikolau que equilibran la experiencia de Sergio Rodríguez, Sergio Llull y Rudy Fernández.

Sabemos que en una final, no hay nada fácil

Disponen de un base con un perfil diferente (Thomas Walkup), pero tan fiable como William-Goss, seguramente la diferencia está en el músculo interior (Black, Bolomboy), aunque visto lo ocurrido en el partido ante el Barça, al Madrid le basta con la solidez de Tavares.

«Están aquí a pesar de las grandes ausencias, ganaron al Partizán y ayer al Barça, han demostrado las posibilidades que tienen y su talento. Ya sabemos que en una final, no hay nada fácil», recuerda Georgios Bartzokas.

El técnico griego cree que no es el momento de «inventos», sino de hacer el mismo baloncesto que ha llevado a su equipo hasta la final: «Se trata de controlar las emociones, porque el baloncesto es un deporte que tiene muchos altibajos, una montaña rusa de emociones».

Y el cerebro del equipo Kostas Sloukas coincide. «No necesitas una preparación especial, tenemos que centrarnos en la parte mental, en estar a la altura y en hacer lo que hemos hecho toda la temporada», insiste.

Sloukas, que estuvo presente en la última final de la Euroliga que Olympiacos jugó ante el Real Madrid (2015), está ansioso y se siente como si fuera su primera Final de Euroliga. «Cuando llegué a Olympiacos lo hice para luchar por los títulos, esa es la mayor recompensa», asintió.

Cuarta final entre Madrid y Olympiacos

Será la cuarta final entre ambos, con dos victorias del Real Madrid y una de Olympiacos.

La primera se produjo en 1995, cuando el Madrid entrenado por Zeljko Obradovic y con Arvydas Sabonis (23 puntos) y Arlauckas (16) como estiletes derrotó a los griegos dirigidos por Iannis Ionnanidis (73-61 en Zaragoza).

Los griegos se vengaron en 2013 (Londres), con Bartzokas en el banquillo, y Vassilis Spanoulis como maestro de ceremonias (22 puntos) frente a un Madrid con Rudy (21), Llull (14) y Sergio Rodríguez (17), dirigidos por Pablo Laso (100-88).

El último enfrentamiento, jugado en Madrid 2015, fue un partido fácil para los blancos (78-59). Jaycee Carroll (16), Llull y Nocioni (12) le dieron el título al Real Madrid.

Ahora, volverán a verse las caras por cuarta vez en una final de Euroliga y los dos quieren ganar para engoradar sus vitrinas. En caso de victoria, el Madrid acabaría también con una maldición: porque el vencedor de un clásico en semifinales de Euroliga, nunca ha ganado el título. Eso al menos ha ocurrido en los cuatro precedentes anteriores (1996, 2013, 2014 y 2022). 

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles