El precio de la electricidad volverá a superar la barrera de los 200 euros por megavatio hora: este martes marcará 203,68 euros | Economía


Tendidos eléctricos que parten de la subestación de Iberdrola  de Fuencarral, en la zona norte de Madrid.
Tendidos eléctricos que parten de la subestación de Iberdrola de Fuencarral, en la zona norte de Madrid.Luis Sevillano (EL PAÍS)

La luz vuelve a superar los 200 euros. Este martes se situará en 203,68 euros por megavatio hora (MWh) lo que supone el segundo valor más alto de la historia tras los 216 euros MWh registrado el viernes pasado. Representa, además, un aumento de más de 17 euros sobre el precio de este lunes (186,4 euros). El precio máximo en el tramo horario también marca un nuevo récord histórico entre las 21.00 y las 22.00 cuando escalará hasta los 256,47 euros MWh. El mínimo diario será entre las cuatro y las cinco de la mañana, cuando marque 165 euros MWh.

Las previsiones que reflejan los mercados de futuros mantienen que los precios seguirán altos por la escalada de la cotización del gas en los mercados mayoristas, pese a que la lluvia y el viento de los últimos días hacían vislumbrar algún alivio por la entrada de energías más baratas en el mix energético. Tanto el gas como el petróleo y el carbón están en proceso alcista, lo que a su vez dispara los derechos de CO2, también en máximos históricos por encima de los 65 euros. Por ello, la tendencia inflacionista en todos los tipos de energía afecta a la industria y amenaza con trasladarse a los precios de consumo.

Las oscilaciones en el precio diario afectan a los consumidores acogidos a la tarifa regulada (PVPC), unos 10,7 millones, mientras que están exentos los que están en el mercado libre (unos 17 millones) y que negocian el precio con las comercializadoras. Al respecto, el Ministerio para la Transición Ecológica sacó a consulta pública la pasada semana un proyecto para renovar el PVPC con el fin de mejorar el sistema. Los consumidores de este segmento también verán la repercusión de la subida en sus contratos más adelante, normalmente referenciados a una serie de cláusulas.

Por otra parte, el aumento de los precios ha elevado la ponderación del consumo de energía en la factura de la luz y ya representa en torno al 50% del importe, frente al tercio escaso que representaba antes de la crisis energética. El resto del recibo está compuesto por impuestos (IVA e impuesto especial de la luz) y cargos (costes extrapeninsulares) y peajes.

La asociación Facua-Consumidores en Acción ha reclamado al Gobierno que imponga durante al menos seis meses un descuento mínimo del 50% en la factura eléctrica sometida a la tarifa semirregulada PVPC, para limitar el efecto de las subidas de los precios energéticos sobre los consumidores. La asociación pide que este descuento se le aplique a la mayoría de familias, excluyendo solo a las de rentas más altas, que correría a cargo de las principales energéticas que operan en España de manera proporcional a sus cuotas de mercado.

Facua justifica esta intervención en “la agresión del oligopolio eléctrico a los consumidores” y en “el pulso que está manteniendo con el Gobierno”. Apunta que la directiva comunitaria permite una interpretación extensiva que faculta al Gobierno de España para determinar que tras un incremento interanual muy superior al 100% en el precio del kilovatio hora antes de impuestos, los consumidores domésticos sean objeto de una protección temporal que recorte sus facturas en un 50%, porcentaje que debería ser superior en los casos de las familias en riesgo de exclusión social.

Borrell: “No es coyuntural”

Al hilo de estos altos precios, el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, Josep Borrell, en declaraciones a cuatro medios españoles recogidas por Efe, ha manifestado que “la tensión de los precios del gas no es una cosa coyuntural”. Borrell hizo estas declaraciones en conexión telefónica desde Abu Dabi, escala intermedia de su primera gira por el golfo Pérsico, que comenzó el jueves en Doha y termina hoy en Riad.

Esa “tensión que se vive en los mercados energéticos y en particular en los mercados de gas” fue tema de conversación en alguno de sus encuentros con dirigentes del golfo, pero Borrell puntualizó que no formaba parte de su agenda en esta visita a Catar, que es el mayor suministrador mundial de gas.

Borrell señaló que “no hay ningún incumplimiento de contrato que hayamos constatado por parte de Rusia en el suministro de gas”. Rusia es el principal suministrador de gas a Europa y recientemente se supo que el gigante gasístico ruso Gazprom no reservó capacidades adicionales de tránsito de gas a través de Ucrania, lo que disparó el precio del mercado de futuros de gas en Europa para octubre por encima de los 900 dólares por cada mil metros cúbicos.



Fuente de la Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *