El PSOE sentencia a Carmona tras su fichaje por Iberdrola y su ‘a



El histórico socialista, siempre critico con Sánchez, ha quedado solo, el partido tiene la excusa perfecta para dejarle caer y Podemos ya ‘pide su cabeza’.

El fichaje del socialista Antonio Miguel Carmona para ser vicepresidente del Iberdrola, una de las grandes eléctricas de España, ha terminado por sentenciar a uno de los históricos del partido que se han mostrados más críticos con Sánchez. En plena subida de los precios de la electricidad, el PSOE ya ha hecho suyas algunas de las tesis de Podemos y ha preferido renegar del que un día fue candidato a alcalde de Madrid, y no hace demasiado tiempo, en 2015.

Así, el PSOE ha decidido poner tierra de por medio y el portavoz del socialista en el Congreso, Héctor Gómez, ha asegurado que su partido no conocía con anterioridad el nombramiento, a la vez que le ha instado a «dar respuestas» tras su fichaje.

 En una entrevista en Radiocable, Gómez ha señalado que no es «una buena señal» para la ciudadanía la vinculación entre el PSOE y la empresa energética en una situación de escalada del precio de la luz. Así, considera que lo que hagan excargos del partido «no define» la política de su formación, renegando así de Carmona y pese a que muchos de sus dirigentes han ostentado cargos similares.

Aún así, ha querido restarle importancia al fichaje, ya que al ser preguntado por si el nombramiento de Carmona afecta a la reputación del partido, sobre todo, en materia energética, Gómez ha señalado que el PSOE es «mucho más» y ha insistido en que el Gobierno está «centrado» en resolver el problema de la luz.

Sin embargo, desde Podemos ya piden la ‘cabeza’ de Carmona. «Lo coherente sería echarlo del partido o que se fuera», ha lanzado Jaume Asens para censurar que esta incorporación se produzca «en medio de la guerra por el precio de la luz y la ofensiva de las eléctricas» al Gobierno.

Y es que, no está claro cuál es la clave que le ha llevado a Iberdrola a incorporar al político, pero en todo caso su designación lanza un claro mensaje al PSOE: bien para tender puentes, utilizando su capacidad de interlocución pese a ser considerado un crítico; bien para sostenerle el pulso a Sánchez sin que parezca un asunto político, para lo cual la cara de un socialista con vitola sería crucial, y más cuando se ha mostrado crítico con el presidente desde hace tiempo.

De su oposición a Sánchez dan cuenta incesantes críticas públicas en medios de comunicación y redes sociales, con un caso bien reciente que lo evidencia. Ocurrió cuando el PSOE abrió expediente a dos socialistas históricos, Joaquín Leguina y Nicolás Redondo, tras fotografiarse con Isabel Díaz Ayuso en su calidad de miembros de una Fundación que también había invitado al entonces candidato socialista, Ángel Gabilondo.

En aquel momento, el exconcejal y exparlamentario madrileño socialista Antonio Miguel Carmona salió raudo en defensa de ambos, avisando que si el PSOE les echa de la formación se irían con ellos «20.000 militantes y un millón de votos».



Ver noticia en: www.esdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *