Elecciones Francia | El ‘macronismo’, en juego en las legislativas

Elecciones Francia | El ‘macronismo’, en juego en las legislativas


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles




Los franceses están convocados para votar este domingo y tomar una decisión definitiva en las urnas sobre quienes ocuparán los escaños de la Asamblea Nacional después de la primera vuelta de las elecciones legislativas celebrada hace una semana. En esa primera vuelta de los comicios anticipados, el partido del presidente galo, Emmanuel Macron, obtuvo un esperado y decepcionante tercer puesto, por detrás de la formación de extrema derecha Agrupación Nacional (33,1%) y del Nuevo Frente Popular (27,99%), la nueva alianza de izquierdas.

A pesar de que hasta 218 candidatos de diversos partidos han renunciado a participar en la fase final de los comicios para impedir la dispersión del voto y tratar de evitar que la formación de Marine Le Pen consiga la mayoría absoluta, las encuestas pronostican que Agrupación Nacional logrará convertirse en el mayor bloque de la Asamblea Nacional.

La sorprendente decisión de Macron de disolver la cámara legislativa después de los resultados de las elecciones europeas ha hecho que sus detractores le acusen de «arrogancia» y ha llevado a que haya cada vez más voces que duden del valor de su legado tras ocupar el Palacio del Elíseo.

Salvo sorpresa, Juntos por la República, la alianza de centroderecha de Macron, se quedará sin opción de volver a formar gobierno, una situación política totalmente contraria a la que pretendía el presidente al disolver la Asamblea Nacional. Según varios expertos consultados por RTVE.es, estamos ante el final del ‘macronismo‘.

«Una vez que Macron deje de ser presidente, será muy difícil que su movimiento político sobreviva. Aparte de Macron, no tiene tantas figuras de alto nivel reconocibles que manejan al partido vivo», señala el investigador principal de políticas en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), Pawel Zerka.

Las próximas elecciones presidenciales en Francia —a las que no se podrá presentar Macron— se celebrarán dentro de tres años, en 2027, pero el politólogo francés Sami Naïr augura en RNE que «no habrá candidato macronista». «El ‘macronismo’ está muerto. Sus propios diputados pidieron que no hiciera campaña (en las legislativas). Está muerto políticamente», opina.

El candidato independiente para la quina circunscripción —que incluye España, Portugal, Andorra y Mónaco— en la segunda vuelta, Stépahne Vojetta, coincide en que estamos «ante el final del ‘macronismo'». «Se puede dar por hecho que cuando se nombre este nuevo gobierno será para Emmanuel Macron un gobierno de cohabitación, de convivencia», recalca en declaraciones a RTVE.es el político francés, quien era diputado del partido de Macron y se presenta ahora como independiente.

Difícil pensar en una dimisión de Macron

La líder de Agrupación Nacional sugirió antes de la primera ronda de votaciones que, si partido conseguía una victoria relativa, la dimisión del presidente Macron sería «la única solución» para evitar el bloqueo con una Asamblea Nacional sin mayoría durante los tres años que quedan de su mandato. Le Pen subrayó que se trataba de «una observación» y «no una petición», aunque añadió que «Macron hará exactamente lo que quiera y lo que la Constitución le da la libertad de hacer».

Macron no tardó en responder a la líder de extrema derecha y en una «Carta a los franceses» descartó la posibilidad de dimitir. «Podéis confiar en mí para que actúe hasta mayo de 2027 como vuestro presidente, protector en todo momento de nuestra República, de nuestros valores, respetuoso del pluralismo y de vuestras elecciones, a vuestro servicio y al de la nación», escribió el mandatario.

Según el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia Comillas, Andrea Betti, independientemente de los resultados de la segunda vuelta de las legislativas, Macron «no dimitirá». «Eso significaría poner en disputa también el papel del presidente de la República. Entonces podría haber nuevas elecciones. Agrupación Nacional podría ganarlas y esta vez de forma relativamente aún más fácil, porque es simplemente sumar votos», indica el profesor.

En la misma línea, Vojetta asegura que es «absolutamente imposible» que Macron presente su dimisión. «El papel del presidente es ser garante de las instituciones y de la Constitución. La Constitución prevé muy explícitamente este tipo de escenario», detalla el candidato para la segunda vuelta.

Por su parte, Naïr recalca que el objetivo de Le Pen «no es gobernar, sino provocar una crisis para que se celebren nuevas elecciones presidenciales«. «Saben que no pueden enfrentarse sistemáticamente al presidente. Su estrategia será plantear problemas, crear una situación de no gobernabilidad para que el presidente dimita», asegura el politólogo francés, quien también opina que «Macron no va a dimitir».

Anticipar las legislativas, ¿error de cálculo o acierto?

Tan solo una hora después de que salieran a la luz los resultados de las elecciones europeas celebradas a principios de junio —en las que Agrupación Nacional recibió el 31,5% de los votos, lo que supuso más del doble de los sufragios recibidos por el partido del presidente—, Macron tomó la decisión de disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones legislativas anticipadas.

«He escuchado que quieren un cambio. El objetivo no puede ser simplemente continuar como hasta ahora», afirmó el presidente galo.

Muchos franceses opinan que esta decisión de Macron es arriesgada porque le ha dado a la extrema derecha la oportunidad de ganar otras elecciones y, potencialmente, formar un Gobierno. La última vez que la extrema derecha estuvo en el poder en Francia fue durante la Segunda Guerra Mundial, en colaboración con el régimen nazi de Alemania.

Cinco continentes – ¿Por qué ha crecido tanto la ultraderecha en Francia? – Escuchar ahora

«Macron ha intentado jugar la carta de la osadía y contaba con que quizás las izquierdas no iban a ser capaces de organizarse tan rápidamente como lo han hecho», afirma a RTVE.es la profesora de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Ruth Ferrero. A su juicio, el presidente decidió adelantar los comicios porque «pensaba que no había capacidad de maniobra por parte de las izquierdas, pero esto se le viene abajo con la reorganización de las izquierdas en Francia». «La otra hipótesis es que contara con que iba a ganar las elecciones sí o sí la ultraderecha y con el hecho de que al tener que gobernar durante tres años dejaría en evidencia (a la ultraderecha por) su ausencia de capacidad para gestionar el poder«, añade la profesora. 

De acuerdo con Zerka, el presidente francés «se equivocó en cómo creyó que iba a ser percibida su decisión». «Quizá pensó que mucha gente valoraría la valentía de su decisión de disolver el Parlamento y que mucha gente lo vería como una decisión admirable en la que él estaba dando la voz al pueblo para que decidiera cómo debería ser el próximo Gobierno, pero viendo las encuestas, está dominando una interpretación totalmente diferente«, recalca. «A estas alturas podemos decir que, aunque tuviera cierta lógica, ha cometido un grave error de cálculo», añade.

Por su lado, el profesor Betti, cree que a Macron «no le quedaba otra». «La situación política en Francia era insostenible y su popularidad estaba bajo mínimos. Si hubiese aguantado con su gobierno, teniendo que buscar cada vez el apoyo de otros partidos y exponiéndose a muchísimas críticas, habría dado aún más fuerzas a Agrupación Nacional», indica.

En este sentido, Vojetta cree que la otra opción que tenía el presidente galo era «esperar para convocar las elecciones anticipadas más tarde, pero era inevitable que dentro de los próximos meses tuviera que ordenar la disolución de la Asamblea». «Es un hecho que la Asamblea Nacional ya no funciona correctamente por culpa de la situación de mayoría relativa del Gobierno de Gabriel Attal», añade.

Un descontento creciente con el presidente

La popularidad de Macron ha ido cayendo hasta el punto en el que sus aliados han sugerido que pasara a un segundo plano durante la campaña de las legislativas.

Pero la baja popularidad del presidente ya comenzó a sentirse con algunos desafíos a los que se ha enfrentado Macron durante su mandato, como el movimiento antigubernamental de los «chalecos amarillos», la pandemia del coronavirus y la guerra en Ucrania.

Además, a principios de 2023, su decisión de aumentar la edad de jubilación de los 62 a los 64 años desató protestas masivas y reforzó la percepción de que el presidente está desconectado de la opinión pública.

Según Betti, una de las principales razones por las que hay un mayor descontento con Macron es «porque lleva tiempo en el cargo y ya hemos visto que en las democracias occidentales, quedarse bastante tiempo en el cargo desgasta«.

El profesor de la Universidad Pontificia Comillas cree que Macron «es una víctima más de las múltiples crisis que están caracterizando a la Unión Europea y en general a los países europeos». «Es una víctima más de esta multicrisis que está caracterizando a nuestro continente y que parece que lo va a caracterizar en los próximos años. En ese sentido, ha pagado sobre todo esta difícil coyuntura», opina.












La izquierda y los macronistas franceses retiran candidaturas en favor mutuo para frenar a la ultraderecha


reproducir video

01.06 min



Transcripción completa

La ex primera ministra
Elisabeth Borne ha quedado segunda

por Calvados, y el candidato
del Frente Popular,

que quedó el tercero,
ha renunciado a ir a la segunda

vuelta y le ha dado su apoyo.

Lo mismo ha pasado con el ministro
del Interior, Gerald Darmanin.

Más de un centenar de candidatos
de izquierdas, y también macronistas

clasificados, han dado un paso atrás
para así hacer barrera

a la extrema derecha.

Quiero ser primer ministro
de un Gobierno de cohabitación,

ha dicho Jordan Bardella
de la Agrupación Nacional.

La extrema derecha ha conseguido 39
diputados en la primera vuelta,

y 443 candidatos que pasan
a la segunda.

A las puertas del poder,

es también el mensaje
que hoy ha dado el presidente Macron

a sus ministros salientes,
a los que ha recordado

que él fue elegido frente a Le Pen,
gracias a los votos de la izquierda.

Una reunión tensa,
cuentan medios franceses.

Los ministros divididos sobre si hay
que apoyar a la izquierda radical

de Francia Insumisa.

El propio Macron que ha repetido
que nunca con los extremos,

podría haber invitado a su grupo
a considerar caso por caso

si hay riesgo de que ganen
los de Le Pen y Bardella.

La izquierda y los macronistas franceses retiran candidaturas en favor mutuo para frenar a la ultraderecha

Para Ferrero, el descontento creciente hacia Macron se debe a que «ha sido un hombre más de gestos que de hechos«. «Ha tomado decisiones políticas y de políticas públicas que no han favorecido a la cohesión social en Francia, no han generado una mayor igualdad entre las distintas clases sociales en Francia. Ha sido una forma de hacer política excesivamente personalista, pero, además, no ha dado respuesta a un país que se encuentra en franca decadencia», comenta la profesora de la UCM.

En cuanto a la política exterior, Ferrero subraya que «se ha visto cómo los franceses no han sido capaces de mantener su posición en África«, mientras en el plano de la política interior «la crisis de los chalecos amarillos ha marcado todo un hito con esas revueltas populares en Francia, también la revuelta de los agricultores». «El descontento social ante la ausencia de respuestas que generen políticas redistributivas en Francia es una de las principales causas del malestar», asevera.

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles