Facua detecta diferencias de hasta el 435% en la factura del agua de 57 ciudades, con Ceuta y Murcia como las más caras

Facua detecta diferencias de hasta el 435% en la factura del agua de 57 ciudades, con Ceuta y Murcia como las más caras

[ad_1]

   MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) –

   La factura del agua varía hasta un 434,8% según la ciudad en la que se reside, según un estudio realizado por Facua-Consumidores en Acción sobre las tarifas para el año 2023 del suministro domiciliario de agua en 57 ciudades españolas en el que Ceuta y Murcia repiten un año más como los municipios con las tarifas más caras.

   El estudio, finalizado en diciembre, abarca a todas las capitales de provincia y de comunidades autónomas (Santiago de Compostela y Mérida), además de las dos ciudades autónomas y las ciudades que tienen una mayor población que sus respectivas capitales de provincia (Gijón, Jerez de la Frontera y Vigo), según detalla Facua.

   Así, el estudio pone de manifiesto que Murcia repite como la ciudad peninsular con las tarifas más caras para los dos perfiles de consumo analizados (9 y 13 metros cúbicos mensuales) y los dos calibres de contador (13 y 15 milímetros).

   En el caso de contadores de 13 milímetros, Ceuta ocupa la primera posición para un consumo de 9 metros cúbicos (m3), seguida de Murcia, Cádiz, Alicante y Barcelona. Para el caso de 13 metros cúbicos de consumo, las ciudades son Murcia, Ceuta, Alicante, Cádiz y Barcelona. Como se observa, se trata de las mismas ciudades pero varian sus posiciones, por ligeros cambios de precios.

   Cuando el contador es de 15 milímetros, Ceuta, Murcia, Valencia, Cádiz y Alicante son las cinco ciudades más caras para 9 metros cúbicos de consumo (aunque según las tarifas aprobadas en Santa Cruz de Tenerife, esta ciudad está en el tercer puesto, lo cierto es que no hay ninguna vivienda allí con ese tipo de contador). En el caso de un consumo de 13 metros cúbicos, el ránking queda establecido en Ceuta, Murcia, Alicante, Cádiz y Huelva.

   Las variaciones tarifarias suponen al año hasta un 361,2% de diferencia en el caso de viviendas con un contador de 13 milímetros si su consumo de 9 metros cúbicos mensuales, y de un 292,3% si el consumo es de 13 metros cúbicos. En el primer caso, las facturas van desde los 6,24 euros al mes que se pagan en León hasta los 28,79 de Ceuta.

   Si el calibre del contador es de 15 milímetros, la diferencia es de un 434,8% para un consumo de 9 metros cúbicos; y si el consumo es de 13 metros cúbicos, de un 340,9%. Las facturas mensuales van desde los 6,24 euros que se pagan igualmente en León hasta los 33,38 euros de Ceuta.

   Las viviendas con un consumo de 9 m3, con un contador de calibre 13 mm, pagaron en 2023 de media 14,83 euros, frente a los 15,15 euros que pagan aquellos hogares que tienen instalado un contador de 15 milímetros. En aquellas familias con un consumo de 13 m3 y un contador de 13 milímetros, el importe medio alcanza los 20,43 euros, frente a los 20,75 euros que abonan los hogares que consumen 13 m3 de agua con un contador de calibre 15 milímetros.

   De media, las tarifas han bajado de entre el 0,1% y el 0,3%, motivado principalmente por la exención temporal del pago del canon autonómico que la Junta de Andalucía ha mantenido durante todo 2023, además de alguna que otra pequeña disminución de concepto o cánones de ciertos municipios.

   El estudio de FACUA toma como referencia dos modelos: una vivienda con tres habitantes y un consumo mensual de 9 o 13 metros cúbicos, con un contador de calibre 13 o 15 milímetros. Una de las principales conclusiones es que tan sólo nueve ciudades distinguen en sus tarifas el calibre del contador en estas dos modalidades, las dos más habituales en los hogares españoles: Albacete, Castellón, Girona, Guadalajara, Huelva, Huesca, Madrid, Valencia y Santa Cruz de Tenerife. Ésta última, la que sería la tercera ciudad más cara para el consumo de 9 metros cúbicos con un contador de 15 milímetros, no tiene instalado ningún contador de este calibre en la ciudad.

   La asociación cuestiona la existencia de esta diferenciación de precios sobre la base del calibre del contador, dado que no existen razones técnicas para hacerlo y señala que así lo recogen las especificaciones de los propios fabricantes de contadores, así como los documentos técnicos de algunos operadores como Canal de Isabel II y dos resoluciones emitidas por la Consejería de Industria de la Junta de Andalucía.

DIFERENCIAS ENTRE CIUDADES

   Para un consumo de 9 m3, Ceuta es la ciudad con el agua más cara de las 57 analizadas en el caso de los contadores de 13 milímetros: 28,79 euros, seguida de Murcia (26,27 euros), Cádiz (22,05 euros), Alicante (21,52 euros) y Barcelona (21,47 euros).

   Si el consumo es de 13 m3, las posiciones quedan como siguen: Murcia (34,40 euros), Ceuta (34,07 euros), Allicantwe (31,91 euros), Cádiz (31,08 euros) y Barcelona (29,86 euros).

   Si el calibre del contador es de 15 milímetros, Ceuta es la ciudad más cara, también para ambos consumos: 33,38 euros en el caso de 9 m3 y 38,66 euros en el caso de 13 m3. Murcia baja a la segunda posición, con 26,27 y 34,40 euros, respectivamente.

   A partir de la tercera ciudad más cara, las ciudades difieren dependiendo del consumo mensual. Para 9 m3, les sigue Valencia (23,18 euros), Cádiz (22,05 euros) y Alicante (21,52 euros) –si se obvia a Tenerife, donde no hay contadores de 15 milímetros–. Si el consumo es de 13 metros cúbicos, en tercer lugar se encuentra Alicante (31,91 euros), Cádiz (31,08 euros) en cuarto y Huelva (30,08 euros) en quinta posición.

   En el otro extremo, la tarifa más barata se encuentra en León, con un precio de 6,24 euros para un consumo de agua de 9 m3 cúbicos al mes, independientemente de si el calibre es de 13 o 15 milímetros. También es la ciudad más barata para un consumo mensual de 13 m3 sin importar el calibre del contador, con una tarifa de 8,77 euros.

   Para un consumo de 9 m3, independientemente del calibre del contador, le siguen Palencia (71,4 euros), Soria (7,73 euros), Ourense (8,23 euros) y Salamanca (8,53 euros). Todas repiten como las más baratas en esta modalidad.

   Si el consumo es de 13 metros cúbicos, Palencia sigue siendo la segunda ciudad más barata, sin importar calibre del contador (9,05 euros). Si el calibre es de 13 milímetros, destaca la ciudad de Salamanca (10,51 euros), seguida por Soria (11,16 euros) y Guadalajara (11,79 euros) y si es de 15 milímetros, figuran Soria (11,16 euros), Lugo (12,03 euros) y Ourense (12,12 euros).

   Un total de 18 de las 57 ciudades analizadas han modificado sus tarifas en 2023. La mayor subida se ha producido en Badajoz, un 18,0 y un 13,2% según el consumo (9 o 13 m3 mensuales). Por el contrario, la mitad han experimentado alguna bajada, aunque en su mayor parte debido a la disminución, excensión o eliminación de los cánones al agua, y no por una disminución de sus propios precios.

   Por otro lado, un total de 24 de las 57 ciudades analizadas en el estudio de FACUA incluyen, en sus tarifas, diferentes cánones que pueden ser de ámbito local, provincial o autonómico. Aquellas que no aplican ninguno son Albacete, Ávila, Barcelona, Bilbao, Burgos, Ceuta, Ciudad Real, Cuenca, Girona, Guadalajara, Las Palmas de Gran Canaria, León, Lleida, Logroño, Madrid, Melilla, Palencia, Pamplona, Salamanca, San Sebastián, Santa Cruz de Tenerife, Segovia, Soria, Tarragona, Toledo, Valladolid, Vitoria y Zamora.

DEMANDAS

   Ante estos datos, Facua reclama a los ayuntamientos que adopten un sistema progresivo de tarificación que refleje mejor el consumo de los hogares por número de habitantes, de tal manera que se penalicen los consumos excesivos de una manera más realista y justa. Asimismo, la asociación ve imprescindible una regulación garantista frente al corte o suspensión del servicio, que defina y regule la situación de personas vulnerables de especial protección y que asegure un mínimo vital como un derecho de los usuarios.

   Facua también pide que los ayuntamientos y entidades gestoras den participación a las asociaciones de consumidores a la hora de diseñar las tarifas y aprobarlas, así como una norma marco que regule aspectos básicos del servicio.

Fuente

[ad_2]