Grupo Lucas, embajador de la huerta murciana en el mundo


Exterior de las oficinas de Grupo Lucas.

La empresa cultiva verduras y hortalizas, y las transporta en camiones frigoríficos a sus centros de producción, donde se envasan para su venta en España y el exterior

Crecimiento. Este es el denominador común de la evolución que Grupo Lucas ha experimentado desde su puesta en marcha, hace medio siglo. Crecimiento de personal y talento, de hectáreas de cultivo e instalaciones, de tecnología, mercados… La empresa tiene nombre propio en la industria agroalimentaria regional, gracias a su capacidad natural de garantizar el suministro de verduras y hortalizas, con los más altos estándares de calidad, a nivel global durante los 365 días.

Grupo Lucas cultiva más de una veintena de variedades, entre ellas destacan las lechugas iceberg y romana, el apio, las acelgas, el maíz, las hierbas aromáticas… y, como última incorporación, el bimi. Este superalimento es una especie de brócoli que se caracteriza por su color verde vibrante, sabor, textura y fuente de propiedades nutricionales, así como por su versatilidad en la elaboración de diferentes recetas culinarias.

Manantial de oro líquido

Aceite Lucas salió al mercado en 2015 y desde entonces, se ha convertido en un imprescindible en las cestas de la compra de las familias. Se trata de un aceite de oliva virgen extra de la variedad arbequina que la compañía produce de forma integral: olivos centenarios propios localizados al sur de Albacete y transporte de la cosecha a sus instalaciones -equipadas con patio de almazara, zona de elaboración, envasado y zona de almacenamiento-.

Este aceite de oliva virgen extra ha sido premiado por AOVE, justo el año de su lanzamiento, como mejor producto por su relación calidad-precio. Este reconocimiento es fruto de la experiencia demostrada en el cultivo de su principal área de negocio, las verduras, que le valió para obtener un oro líquido de primera categoría.

Grupo Lucas goza de buena salud en la Región desde 1970, así como en el mercado español y el extranjero, principalmente en Europa. De hecho, los clientes del Viejo Continente depositan en la marca murciana su confianza todo el año, incluso en verano, cuando tienen acceso a alimentos locales y siguen demandando sus productos.

Aun así, la empresa sigue abriéndose camino en otras zonas del globo. Uno de los destinos más recientes en los que ha comenzado la exportación directa es Kuwait (Golfo Pérsico), por vía aérea. Cada viaje se planifica con antelación con el propósito de optimizar el envío semanal: por ejemplo, se contratan vuelos de madrugada para evitar las horas de mayor calor (en verano se alcanzan los 48º), se colocan mallas térmicas y también termógrafos con GPS para controlar tanto la compañía como el cliente la temperatura del producto durante todo el trayecto hasta el destino final.

Un camino de ascenso

Grupo Lucas hunde sus raíces 50 años atrás de la mano de Manuel Lucas, quien inició la actividad con una pequeña área de cultivo en la Región, y en 1984, sus hijos se incorporaron al negocio familiar para expandirlo por el resto de España. Tal fue la buena acogida, que en 1988 realizó el primer envío fuera de las fronteras nacionales, concretamente a Francia, y desde entonces se han ido sumando nuevos mercados internacionales.

Al mismo tiempo, la empresa iba ganando enteros en el sector, lo que motivó la construcción de un semillero y la adquisición de camiones frigoríficos para conservar la cadena de frío. Tiempo después, su plan de expansión abarcó las ampliaciones de instalaciones, centros de manipulado y explotaciones agrícolas para dar respuesta al aumento de la demanda, y consiguió otros muchos logros: acuerdos de colaboración con universidades de España para promocionar el talento, la incorporación del sistema de ‘vacuum cooling’ enfriamiento por vacío -pioneros en la zona- y el impulso al I+D+i.

Sumando objetivos

De cara al futuro, la compañía sigue una definida hoja de ruta que tiene por objetivos seguir creciendo, consolidar su posición en el mercado nacional y ampliar su expansión a nivel internacional. Para conseguirlos, establece como principales ejes estratégicos el poner siempre a los clientes y empleados en el centro de sus acciones, apostar por la mejora continua de sus procesos, fomentar la innovación (procesos productivos, diseño, packaging) y ser fiel a los valores que instauró el fundador Manuel Lucas.

Uno de sus puntos fuertes es garantizar la calidad en todo momento. Asimismo, lleva el control integral de todo el proceso productivo: seleccionando las mejoressemillas que germinan en su propio semillero, cuidandolos cultivosde sus fincas, trasladando las materias primas al almacén en sus vehículos refrigerados para no romper la cadena de frío y llevando a cabo el proceso de manipulado en sus centros de producción. De este modo, se asegura que el producto final cumple con los más altos estándares de seguridad alimentaria, lo que se traduce en una satisfacción total para los consumidores.

Más información en
https://www.grupolucas.com



Ver noticia en: www.laverdad.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *