Junts arranca del Govern el compromiso de seguir abriendo 'embajadas' para apoyar las cuentas de 2023




El Govern catalán sigue negociando con Junts la aprobación de las cuentas autonómicas para 2023 y esta tarde se ha comprometido a rechazar la propuesta del PSC para paralizar la apertura de delegaciones en el extranjero. Así lo ha indicado el partido que preside Laura Borràs tras una reunión entre los representantes de Junts y la consejera de Economía, Natàlia Mas, que ha supuesto la reanudación de las conversaciones entre el Govern y Junts, a la vez que se mantienen los contactos con el PSC. Asegurado el apoyo de los comunes, Mas y Pere Aragonès, presidente de la Generalitat, tratan de atraer a Junts o el PSC, imprescindibles (uno de los dos) para la aprobación de las cuentas, pues con el respaldo de la formación que lidera Jéssica Albiach no es suficiente. ERC y los comunes suman 41 votos de los 135 (134, en realidad, porque Borràs no puede votar), lejos de los 68 que aseguran la aprobación de los presupuestos y lejos también de la mayoría simple. En un comunicado, Junts ha celebrado la vuelta a la negociación interrumpida por el Govern el 22 de diciembre, mientras se mantenían reuniones con representantes del PSC. Aun así, el exsocio de ERC en la Generalitat ha indicado que se mantienen «diferencias importantes entre el proyecto del Govern y las propuestas presentadas por Junts en un documento de 50 medidas entregado el 30 de noviembre». Un proyecto, por otro lado, que inició Jaume Giró cuando era el consejero de Economía. Sin embargo, a pesar de las «diferencias», Mònica Sales, Joan Canadell y Jordi Munell, representantes de Junts en la reunión con Mas, han arrancado el compromiso del Govern de rechazar la propuesta del PSC de «congelar la apertura de las delegaciones en el exterior» y han indicado que el Ejecutivo autonómico mantiene su política de abrir nuevas ‘embajadas’ en el extranjero. Para Junts, esta política es «una prioridad» y exige «aumentar la dotación» económica en las cuentas. De esta manera, la exigencia del PSC -en relación a las ‘embajadas’- para apoyar el proyecto de presupuestos de la Generalitat, cuya propuesta Alícia Romero, hoy mismo, ha recordado que es un todo y, por lo tanto, sin opción de segmentar, se convierte en un nuevo inconveniente para la firma de un acuerdo entre Aragonès y Salvador Illa, líder del PSC. Salvo que, finalmente, los socialistas renuncien a esta petición.

Ver noticia en: www.abc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad