La Justicia da un nuevo varapalo a Marlaska por saltarse la ley



La Audiencia Nacional tumba las justificaciones de Interior al considerar ilegal el acercamiento del terrorista Unai Fano. Alerta de que su arrepentimiento es falso.

Parece una contradicción pero el juez Fernando Grande Marlaska, ahora reconvertido en político, no deja de recibir un varapalo judicial tras otro de sus compañeros de la carrera. Si la pasada semana fue la declaración de ilegalidad de la repatriación de los menores inmigrantes de Marruecos en Ceuta por parte de la Fiscalía, esta semana arranca con un nuevo repaso judicial de la Audiencia Nacional al ministro del Interior.

No es una anécdota menor, el tribunal considera que la buena parte de la estrategia de acercamiento de los presos de ETA está basada en una premisa falsa. Por ello, la Sala de lo Penal de la Audiencia ha revocado y por tanto anulado la decisión de Instituciones Penitenciarias de conceder el tercer grado al etarra Unai Fano Aldasoro, condenado a 20 años de cárcel, porque no aprecia un «arrepentimiento expreso» de los delitos cometidos y del daño causado.

La Audiencia estima de esta forma un recurso de la Fiscalía -que la semana pasada tumbó la repatrición de menores marroquís en Ceuta-, donde se oponía a que el preso etarra disfrutara del régimen de semilibertad, al considerar que es «prematuro e improcedente». Fuentes penitenciarias han confirmado que continúa en segundo grado en la cárcel de Bilbao.

 

Fano Aldasoro está en prisión desde 2008 cumpliendo una condena de 20 años de cárcel por delitos de pertenencia a organización terrorista, tenencia de explosivos y armas, falsificación de documento oficial y hurto. En enero de 2021 se le clasificó para tercer grado con la obligación de pernoctar en el centro penitenciario, si bien el pasado mes de junio el Ministerio de Marlaska le permitió dormir fuera a cambio de imponerle un control telemático..

Para el fiscal, Fano Aldasoro «se mueve en un plano absolutamente general de arrepentimiento», indicando que solo ha hecho «una superficial referencia expresa al arrepentimiento de ‘sus acciones’ y perdón ‘a sus víctimas'». Asimismo, entiende el fiscal que el pase a tercer grado es prematuro porque ni siquiera ha disfrutado de permisos previos.

El falso arrepentimiento

La Sala hace suyos los argumentos de la Fiscalía, restando importancia al hecho de que en las entrevistas realizadas de cara a obtener el tercer grado el etarra mostrara su oposición a cualquier uso de la violencia como medio de actuación social o política y expresara su pesar por el daño causado.

Los magistrados subrayan que el preso hizo estas manifestaciones una vez adoptado el acuerdo para su progresión a tercer grado y a petición del propio juzgado, a lo que añaden que las palabras de Fano Aldasoro no tienen un contenido «sustancialmente diferente» a lo dicho por otros presos etarras.

Creen que, al igual que los otros internos de ETA, «no cabe descartar un propósito utilitarista» para conseguir beneficios penitenciarios, dado que se trata de «escritos de carácter genérico y superficial» donde «se vincula la comisión de delitos terroristas en el ámbito de lo que se denomina lucha política».

En el caso concreto de Fano Aldasoro, la Sala observa «una tendencia a la minimización de los delitos cometidos, apuntando incluso que se cometieron en Francia y que no hubo acciones ni víctimas». «No se muestra arrepentimiento expreso», concluye la Audiencia.

Cabe recordar que la Audiencia Nacional ya ha retirado beneficios penitenciarios concedidos por Marlaska a presos etarras al entender que las manifestaciones a modo de arrepentimiento son «significativamente idénticas».



Ver noticia en: www.esdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *