La nueva ley del suelo andaluza, una norma demandada pero que suscita dudas en cuanto a su desarrollo



El municipio malagueño de Torremolinos fue el último en sumarse a la larga lista de Ayuntamientos andaluces que en los últimos 19 años no han conseguido adaptar o desarrollar sus planes de ordenación urbana (PGOU) a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA). La Justicia anuló su nuevo planeamiento por carecer del documento de Evaluación Ambiental Estratégica preceptivo. La complejidad burocrática o los frenos impuestos en los tribunales, cuando los han anulado o suspendido total o parcialmente, han ralentizado décadas su aprobación. Los alcaldes, los promotores inmobiliarios y los propietarios de viviendas irregulares demandaban una simplificación normativa que agilizara los trámites. La aprobación en el Parlamento andaluz de la Ley de Impulso y Sostenibilidad del Suelo de Andalucía (LISTA) —uno de los proyectos estrella del Gobierno de PP y Ciudadanos― viene a satisfacer esas demandas, aunque cuenta con la oposición frontal de los ecologistas que la consideran retrógrada porque elimina todos los límites al crecimiento urbanístico, fomentando la especulación y limitando el acceso a la vivienda.

Seguir leyendo

Ver noticia en: elpais.com

Deja una respuesta