La planta de Traumatología del hospital Rafael Méndez gana ocho camas y estrena un sistema de aislamiento


Una enfermera en una de las nuevas habitaciones del hospital. / CARM

En el hospital también acaban de concluir las obras de ampliación de la puerta de Urgencias y comienza a funcionar la resonancia magnética

Inma Ruiz

La modernización del hospital Rafael Méndez ha avanzado en tres frentes con obras simultáneas en los últimos meses que acaban de concluir. La reforma de la tercera planta, donde se ubica la unidad de Traumatología, ha permitido la recuperación de cuatro habitaciones con ocho camas, que se habían perdido en una reorganización anterior, cuando esas dependencias hospitalarias fueron usadas para instalar la antigua unidad de esterilización. La construcción de una nueva, en un espacio anejo al edificio principal del hospital, ha vuelto a liberar el espacio, que ahora ha sido reacondicionado.

El gerente del Área III de Salud, Enrique Casado, contó a LA VERDAD que la planta ha sido renovada en su totalidad y dotada de un sistema de presiones positiva y negativa y de doble puerta que permite atender a pacientes que necesiten condiciones de aislamiento, tanto inmunodeprimidos como los que padecen procesos infecciosos. También se ha dotado de mobiliario nuevo completo a las habitaciones y en los baños se ha instalado un sistema de llamada de emergencia para incrementar la seguridad del paciente. Los trabajos han requerido una inversión de 150.000 euros a los que hay que añadir 24.000 más para el mobiliario. Según Casado, con estas nuevas habitaciones el centro hospitalario cuenta con un total de 40 camas para pacientes pre y postquirúrgicos.

Estas prestaciones se suman a la conclusión de la primera fase de las obras de ampliación de la puerta de Urgencias del hospital, donde se ha creado una zona de atención pediátrica, en la que también será instalado el mobiliario en las próximas semanas.

Zona pediátrica

Los pacientes pediátricos dispondrán de salas de espera y boxes de atención independientes de los de los adultos. De este modo se asegura un doble circuito de atención de procesos respiratorios infecciosos y de procesos patológicos no infecciosos para estos pacientes.

Además, Casado señaló que ya han concluido las obras para la ampliación y reforma del área de diagnóstico por imagen en la que se ha instalado la unidad de resonancia magnética donada en su día por la Fundación Amancio Ortega. De momento, hasta que concluya la formación del personal, solo se utiliza para pacientes ingresados en el centro hospitalario.



Fuente de la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *