La presidenta del PSOE en Sevilla presenta su renuncia

La presidenta del PSOE en Sevilla presenta su renuncia


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles





La presidenta del PSOE de Sevilla, Amparo Rubiales, ha trasladado este jueves a la dirección del partido su renuncia al cargo para «zanjar la polémica» surgida por llamar en redes sociales, primero «judío nazi» al coordinador general del Partido Popular, Elías Bendodo, y después, únicamente «nazi».

La dirección del partido, que este miércoles exigió a Rubiales, de 77 años, una rectificación, ha aceptado su renuncia y le ha agradecido «su disponibilidad y labor en esta etapa».

«La dirección del PSOE de Sevilla se desvincula totalmente de las declaraciones que ha realizado a título personal en sus redes sociales la socialista Amparo Rubiales. La dirección del partido considera absolutamente rechazables esas declaraciones y ha pedido una rectificación a Amparo Rubiales», señalaba el PSOE sevillano.

Amparo Rubiales, nacida en Madrid en 1945 pero andaluza de adopción, es abogada, activista feminista y fue concejala en el Ayuntamiento de Sevilla, consejera de la Junta (la primer mujer en formar parte de un Gobierno andaluz) y senadora, entre otros cargos vinculados al PSOE.

Rectificó a medias

Tras la petición de su partido, la histórica dirigente socialista rectificó a medias, al publicar un nuevo tuit en el que, lejos de retractarse, volvía a llamar «nazi» a Bendodo. «Jamás debe usarse la religión, origen o etnia de alguien para la crítica política aunque, como en mi caso, la intención fuese señalar una grave incoherencia. Mis disculpas y corrijo: Bendodo es un nazi», escribió en su segundo mensaje en Twitter.

Las declaraciones de Rubiales se producían después de otras del propio Bendodo el pasado 3 de junio cuando afirmó que España «es un país tan fuerte que ha aguantado cinco años de duro sanchismo», aunque advirtía de que «no es tan fuerte como para aguantar nueve años».

«Bismarck decía que España es el país más fuerte del mundo, porque llevamos siglos atacándonos nosotros mismos y nunca conseguimos destruirnos, pero es que Bismarck no conocía a Pedro Sánchez», dijo Bendodo en su intervención en el comité ejecutivo del PP de Marbella (Málaga). La respuesta de la presidenta del PSOE de Sevilla no se hizo esperar: «Es realmente el discurso de un judío nazi», replicó.

El PP pidió su dimisión o cese

El PP de Málaga pidió este miércoles la dimisión o cese inmediato de la presidenta del PSOE de Sevilla, al considerar que este insulto «es fruto del fanatismo» y «no va dirigido solo a Bendodo, sino a toda la comunidad judía». Además, hacía «corresponsables» de las declaraciones tanto al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como al líder socialista en Andalucía, Juan Espadas.

«No todo vale en política», señalaba el PP, que consideraba que «el uso del nazismo en estos términos puede suponer la banalización de este régimen». Además, subrayaba que se habían «cruzado todas las líneas rojas por parte de quien fuera consejera de la Junta, senadora y diputada en el Congreso por el PSOE» e insistían en que los socialistas no podían «mantenerla en su puesto ni un segundo más».

También el propio presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha afirmado este jueves en Twitter que «actitudes así no pueden tener cabida en política» y se ha mostrado convencido de que «la mayoría de militantes socialistas no las comparten».

El propio Bendodo, que proviene de una familia judía sefardí, ya replicaba a Rubiales, asegurando que «quien califica así se califica a sí mismo». También la Federación de Comunidades Judías de España rechazó las declaraciones.

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles