La princesa Leonor da comienzo a la formación militar

La princesa Leonor da comienzo a la formación militar


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles





La princesa Leonor se embarca este jueves en una nueva etapa en su formación y da comienzo al plan de estudios diseñado para prepararla para ser la futura persona al mando de las Fuerzas Armadas españolas. Por delante le esperan tres años de «dura y exigente» formación militar en las academias del Ejército de Tierra, del Aire y la Armada.

Como heredera al trono, está previsto que Leonor de Borbón sea capitán general cuando reine. Por ello, debe seguir los pasos de su padre y su abuelo y cambia su día a día en la Zarzuela por la formación castrense que recibirá junto a otros 612 alumnos. Su ingreso en la Academia General Militar de Zaragoza (AGM) o ‘la General’, como se la conoce popularmente, está previsto antes de las 10 horas, conforme al horario fijado en el BOE para los nuevos cadetes. 

La princesa podría acudir acompañada de los reyes, ya que está previsto que los estudiantes puedan recorrer durante una hora y media junto a sus familias las instalaciones en esa primera jornada. Si bien se espera que Felipe VI y Letizia acudan con su hija en este día tan señalado, desde Zarzuela ha habido confirmación oficial de su presencia, puesto que la cita está enmarcada en la agenda privada de la Familia Real.

Tres años, tres academias

Al igual que ocurrió con Felipe VI, se ha optado por acelerar los plazos antes del inicio de sus estudios universitarios. Convertida en ‘la dama cadete Borbón’, la princesa arranca una «dura y exigente» formación que durará un año –en vez de los cinco habituales– y se dividirá en dos partes.

Tal y como marca el real decreto 173/2023, desde este jueves 17 de agosto hasta el 7 de octubre la princesa cursará sus estudios en la primera promoción. A partir de entonces, pasará al segundo curso.

Tras su paso por Zaragoza, continuará en la Escuela Naval de Marín, en Pontevedra, donde se embarcará en el buque escuela Juan Sebastián Elcano. Por último, el tercer año estudiará en la Academia General del Aire y el Espacio en San Javier (Murcia).

La princesa Leonor ya se mostró «contenta» y «con ganas» de comenzar en la AGM el pasado mes de julio. Durante la entrega de los premios Fundación Princesa de Girnona, afirmó que se trataba de «un momento importante en mi vida» en el que se sentía «convencida de seguir aprendiendo y entregando mi mejor ánimo en fortalecer valores con los que he crecido«.

Y es que para la Casa Real, la formación militar no solo fomenta «virtudes» y «principios» como la lealtad, la disciplina o el compañerismo, sino que también «proporciona una formación técnica y humana muy completa y adecuada para garantizar el compromiso de permanente servicio a la sociedad española», tal y como expresó con el anuncio de los estudios militares de Leonor. 

De hecho, este paso en su educación sigue una línea similar a la establecida en otras monarquías europeas, donde la formación militar suele ser habitual en el currículum de los herederos de cara a sus futuras responsabilidades. Por ejemplo, el príncipe de Gales, Guillermo, no solo recibió un largo entrenamiento, sino que se graduó en 2006 como teniente segundo del Ejército británico y ejerció como militar varios años.

También Isabel de Bélgica llevó a cabo estudios castrenses en la Real Academia Militar de Bruselas tras su paso por el UWC Atlantic College  de Gales (Reino Unido), donde Leonor se graduó el pasado mes de mayo.

Especialidad de infantería

Según ha precisado el Ministerio de Defensa, el plan de estudios de la princesa incluirá un programa de instrucción y adiestramiento militar, así como materias generalistas junto a otras propias de la que será su especialidad fundamental, la infantería. La formación se completará con el estudio de idiomas, orientados a la terminología técnica de las Fuerzas Armadas y del Ejército de Tierra.

Además, en las primeras semanas Leonor se enfrentará a una ‘Fase de Acogida, Orientación y Adaptación a la Vida Militar’, y posteriormente al ‘Módulo de Formación Militar Básica’. Ambos módulos suponen un importante esfuerzo físico, por lo que, para evitar lesiones, se espera que los candidatos a ingresar, antes de la fecha de acceso, hayan realizado ejercicio físico regularmente.

Por otro lado, una vez completada su formación en el curso 2025-2026, será la cabeza de su promoción  como teniente en el Ejército de Tierra y en el del Aire y como alférez de navío en la Armada e irá ascendiendo conforme lo haga la misma, si bien no ocupará plaza.

La vida militar: camareta compartida, uniforme y estudio obligatorio

Pese a esa excepcionalidad en los plazos de su plan de estudios, Defensa ha insistido en la prioridad de darle «la máxima normalidad a la presencia a la formación de la princesa». La ministra en funciones, Margarita Robles, aseguró la semana pasada que existe «la máxima voluntad» de que sus estudios castrenses sean «en igualdad de condiciones con el resto de sus compañeros». 

Esto implicará integrarse plenamente en el sistema de normas de la AGM, así como en las rutinas, lo que conlleva compartir camareta con otras alumnas, comenzar la jornada a las 6:30 horas o disponer de pocos permisos de descanso, entre otras cosas.

Al tratarse de un régimen de internado, la hija mayor de los reyes dormirá en la academia de lunes a jueves. Las salidas están permitidas por las tardes, aunque en el caso de los nuevos alumnos se subraya que el estudio es obligatorio. A cambio, tendrá libre los fines de semana siempre que no tenga actividades o maniobras. Fuera de clase, los estudiantes pueden recibir tutorías, ir a la biblioteca, a la capilla o al casino de cadetes.

En cuanto a vestuario, solo podrá llevar el uniforme del que se le hará entrega a su entrada, debiendo además llevar todas las prendas correctamente abotonadas o abrochadas. El reglamento hace especial hincapié en el aspecto físico y en la necesidad de “aplicar siempre los ideales de decoro y corrección, aun cuando se vista de paisano”.

Tendrá varios atuendos: el traje gris para asistir a clase; el de diario, de color caqui; el de gala; el de camuflaje para las maniobras y la ropa deportiva, si bien podrá usar sus propias zapatillas para hacer ejercicio siempre que sean “de forma y colores discretos”.

La Academia también reclama «especial énfasis» en el cumplimiento de las normas que tiene dictadas sobre cabello, maquillaje, uñas, accesorios y tatuajes, así como argollas y perforaciones. Las damas cadete con melena, como el caso de la princesa, deben llevarla recogida con un moño en las formaciones y en momentos de especial relevancia, mientras que en las actividades deportivas se autoriza peinarlo en coleta o en trenza.

A pesar de todo, sí habrá una diferencia con el resto de los aspirantes. La princesa Leonor renunciará a cobrar el salario que le corresponde a los cadetes de primer y segundo año, cifrado en 417 euros.
 

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles