Los episodios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas crecieron un 8,22% en 2022, principalmente por alcohol

Los episodios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas crecieron un 8,22% en 2022, principalmente por alcohol

[ad_1]

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) –

Los episodios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas en la Comunidad de Madrid atendidos tanto en urgencias hospitalarias como en extrahospitalarias –Samur y Summa 112– se incrementaron un 8,22% en 2022 y principalmente estuvieron derivadas del consumo excesivo de alcohol.

En concreto, se registraron 1.169 episodios de urgencias en hospitales por consumo de sustancias psicoactivas en doce semanas de 2022, de modo que al extrapolar la cifra al total del año la cifra alcanzaría los 4.676 episodios. Por su lado, en la urgencia extrahospitalaria se contabilizaron 1.186 episodios en las mismas doce semanas, de modo que en el conjunto del año serían 4.744 episodios.

En total, 9.420 episodios de urgencias relacionados con el consumo de sustancias psicoactivas en todo el 2022, lo que supone un 8,22% más que en 2021, cuando, usando el mismo sistema de cálculo, se habrían contabilizado 8.704 episodios (-716).

Así se refleja en los informes sobre Urgencias Hospitalarias y Urgencias Extrahospitalarias por consumo de sustancias psicoactivas correspondientes a 2022 elaborados por la Dirección General de Salud Pública en base a los datos sobre episodios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas entre la población de 14 a 64 años.

En ambos casos los datos se refieren a una semana de cada mes seleccionada al azar, la misma para urgencias hospitalarias y extrahospitalarias, por lo que para el cómputo general del año es necesario multiplicar por cuatro, las semanas de un mes, para poder extrapolar los resultados.

La directora general de Salud Pública, Elena Andradas, ha resaltado el aumento en urgencias hospitalarias del número de episodios, disminución de la edad media, subida de la proporción de mujeres jóvenes que necesitan atención e incremento de la atención por consumo abusivo de alcohol y de cannabis. Y en el caso de las urgencias extrahospitalarias, el crecimiento de episodios relacionados con el consumo excesivo de alcohol, estimulantes y cannabis.

PERFIL EN URGENCIAS HOSPITALARIAS

En concreto, del total de episodios de urgencias hospitalarias por consumo de sustancias psicoactivas, el 61,3% correspondía a hombres y la media de edad fue de 36,8 años –39 años para varones y 33,2 para mujeres–, frente a los 37,5 años registrado en 2021. El grupo de edad más numeroso fue el de 20-24 años (13,3%) y bajó el número de españoles (77,1% frente al 81,5%).

El principal diagnóstico fue de abuso o dependencia de sustancias psicoactivas (91,2%), con un 9,1% de los casos que requirió ingreso hospitalario (dos puntos menos que en 2021), el 8,7% pidieron el alta voluntaria y un 2,4% fueron trasladados a otro centro. En el 27,1% de los pacientes se presentan antecedentes de patología psiquiátrica, 3,3 puntos menos que en 2021.

Las principales sustancias relacionadas con el episodio de urgencias fueron el alcohol (62,1%), las benzodiacepinas (28,9%), la cocaína (22,7%) y el cánnabis (17,6%), seguidos de antidepresivos (6,8%), opioides (4,6%) y antipsicóticos (3,4%), según el informe consultado por Europa Press.

Con respecto a 2021, disminuyen los hipnosedantes, fundamentalmente benzodiacepinas, pasando del 40% al 28,9%, y se incrementa el alcohol, los estimulantes y el cannabis. Los opioides y antipsicóticos se mantienen en valores similares a los del año pasado.

Se registraron un total de 2.087 diagnósticos, con una media de 1,8 diagnósticos por episodio. El principal diagnóstico fue de abuso o dependencia de sustancias psicoactivas (91,2%); un 9,1% requirió ingreso hospitalario y el 27,1% tenían antecedentes de patología mental. Del total, además, se identificó un caso procedente de un accidente de tráfico y cuatro casos relacionados con prácticas de chemsex.

En cuanto a segmentación por sexos, se presentan diferencias por sexo en las sustancias consumidas, con una mayor proporción de hipnosedantes, antidepresivos y antipsicóticos en las mujeres, y de alcohol, estimulantes, cánnabis y opioides en los hombres. En total, se han registrado un total de 1.782 sustancias.

PATRÓN DE CONSUMO

En cuanto al patrón de consumo de las sustancias por grupos de edad, el alcohol es la sustancia que predomina en todos los grupos de edad, aumentando su presencia con la edad, mientras que, al contrario, el cánnabis disminuye con la edad, mostrando el mayor consumo el grupo de edad más joven (14-24 años).

En los grupos de 25 a 44 años se registra el mayor consumo de estimulantes y en el de 45-54 años el de opioides, mientras que en el grupo de 14 a 24 años se registra en los episodios de urgencias el mayor consumo de hipnosedantes y antidepresivos.

En relación con las nuevas sustancias, se han registrado 15 episodios por consumo de MDMA/drogas de diseño (éxtasis, empatógeno y estimulante), 11 episodios por consumo de Ácido Gamma-hidroxibutírico (hipnosedante), 13 por consumo de mefedrona (estimulante) y 1 por consumo de ketamina (alucinógeno). En un caso se detectó fentanilo y en 4 casos tramadol.

El 37,8% de los episodios se relacionan con más de una sustancia (1,5 sustancias consumidas por episodio). En el 39,1% de los episodios el alcohol fue la única sustancia relacionada con la urgencia, presentando dichos episodios una media de edad mayor (40 años), un menor porcentaje de mujeres (34,1%) y de antecedentes de patología mental (14,9%).

ATENCIONES DE SAMUR Y SUMMA 112

En el caso de los episodios atendidos por Samur y Summa 112, la mayoría de los casos correspondió a hombres (60,5%) y la edad media fue de 34,7 años, con diferencias por sexo (36,1 años en hombres y 32,5 en mujeres), y con el grupo de edad de 14 a 19 años con el mayor número, el 17,2%.

El principal diagnóstico fue de abuso o dependencia de sustancias psicoactivas (89,4%) y casi la mitad, el 44,6% de los episodios, terminó con el traslado de los pacientes al hospital.

Igualmente, la principal sustancia fue el alcohol (87,7%), seguido de la cocaína (6,4%), las benzodiacepinas (5,8%), y el cánnabis (3,1%). Con respecto a 2021, se registra un incremento en el consumo de alcohol, estimulantes y cannabis y un descenso en el consumo del resto de los grupos de sustancias (hipnosedantes, opioides y antidepresivos).

El informe destaca que el 78,3% de los episodios con sustancia conocida se relacionaron sólo con el consumo de alcohol y, por sexo, las mujeres presentan una mayor proporción de hipnosedantes y antidepresivos y los hombres, de estimulantes, cánnabis y opioides.

En todos los grupos de edad predomina el consumo de alcohol, sobre todo en el grupo de 14 a 24 y en el de 45-54 años. Para jóvenes de 14-24 años, son más prevalentes el cánnabis y para el grupo de 35-44 años, los estimulantes, que disminuyen con la edad. Finalmente, la mayor prevalencia de hipnosedantes y de opioides se presenta en el grupo de edad de 35-44 años.

Respecto a las nuevas sustancias psicoactivas (NSP), se han registrado un total de 27 sustancias (2,4% del total de episodios). En concreto, fueron 20 casos de consumo de Ácido Gamma-hidroxi-butírico (GHB, clasificado en el grupo de otros hipnosedantes), 4 de ketamina (alucinógeno) y 3 de mefedrona (clasificada en el grupo de otros estimulantes).

TRATAMIENTO Y MORTALIDAD

Además, durante el pasado año se registraron 23.236 pacientes que realizaron tratamiento por consumo de sustancias y otras adicciones en los centros de atención, de los que un 24,2% lo iniciaron por primera vez en 2022 (5.624 pacientes nuevos), según el informe sobre las características de los pacientes incluidos en el Registro Acumulativo de Drogodependientes (RAD), consultado por Europa Press.

En ese periodo, 207 personas perdieron la vida en la región por reacción aguda al consumo de sustancias psicoactivas, según otro informe de la Dirección General de Salud Pública.

Fuente

[ad_2]