Los migrantes atrapados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia cuentan su historia


Para este niño de siete años un albergue de refugiados en Polonia está lejos de ser el fin de los problemas, pero es el fin de una pesadilla. Jafa salió de Irak hace un mes. Cinco días, cinco intentos de cruzar la frontera. Le da igual dónde pedir asilo, el caso es no volver. Kalid, sirio, tiene 9 hijos, pero su familia está repartida por varios países. El viaje le costó unos 3.000. A algunos les ha costado más de 12.000. Quiere llegar a un país donde tenga futuro para sus hijos, no puede volver a Siria.

FOTO: REUTERS / BEITA

Ver vídeo

Ver noticia en: www.rtve.es

Deja una respuesta