los riesgos de ser informante de la CIA


El mes pasado, importantes funcionarios estadounidenses de contrainteligencia advirtieron a toda estación y base de la CIA a nivel mundial que cifras preocupantes de informantes reclutados en otros países para espiar para Estados Unidos estaban siendo capturados o asesinados, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

El mensaje, en un inusual cable súper secreto, decía que el centro de misión de contrainteligencia de la CIA había examinado docenas de casos en los últimos años que involucraban a informantes extranjeros que habían sido asesinados, arrestados o estaban probablemente en riesgo.

Aunque breve, el cable exponía el número específico de agentes ejecutados por agencias de inteligencia rivales: un detalle celosamente guardado que los funcionarios de contrainteligencia por lo general no comparten en cables así.

El texto destacó la lucha que libra la agencia de espionaje mientras trabaja para reclutar espías en todo el mundo en entornos operativos difíciles. Servicios de inteligencia adversarios en países como Rusia, China, Irán y Pakistán estuvieron cazando fuentes de la CIA y convirtiendo a algunas en dobles agentes.

¿Fallas de la CIA?

El cable planteó problemas que han plagado a la agencia en años recientes, incluyendo técnicas deficientes; confiar demasiado en las fuentes; subestimar a las agencias de inteligencia extranjeras; y actuar con demasiada rapidez para reclutar a informantes sin prestar suficiente atención a los posibles riesgos de contrainteligencia, un problema que el cable llamó colocar “la misión por encima de la seguridad”.

La gran cantidad de informantes en riesgo en los últimos años también demostró la creciente destreza de otros países en el uso de innovaciones como escaneos biométricos, reconocimiento facial, inteligencia artificial y herramientas de hackeo para rastrear los movimientos de oficiales de la CIA para descubrir sus fuentes.

Milicianos talibanes en una antigua base de la CIA en Afganistán. Foto: The New York Times

Aunque la CIA tiene muchas formas de recopilar inteligencia para que sus analistas la conviertan en informes escritos para los creadores de políticas, las redes de informantes humanos confiables en todo el mundo siguen siendo la pieza central de sus esfuerzos, y se supone que la CIA es la mejor del mundo en recopilar y analizar ese tipo de inteligencia.

Varios ex funcionarios dijeron que reclutar nuevos informantes es la forma en que los oficiales de casos de la CIA -sus espías de primera línea- consiguen ascensos.

Los oficiales de casos no suelen ser promovidos por realizar buenas operaciones de contrainteligencia, como averiguar si un informante en realidad trabaja para otro país.

Amenaza terrorista

La agencia dedicó gran parte de su atención durante los últimos 20 años a las amenazas terroristas y los conflictos en Afganistán, Irak y Siria, pero mejorar la recopilación de inteligencia sobre potencias adversarias, tanto grandes como pequeñas, es una vez más una pieza central de la agenda de la CIA, sobre todo porque los creadores de políticas exigen más comprensión sobre China y Rusia.

La pérdida de informantes, dijeron ex funcionarios, no es un problema nuevo. Pero el cable mostró que es más urgente de lo que se entiende públicamente.

La advertencia, afirman quienes la leyeron, estaba dirigida principalmente a los oficiales de primera línea de la agencia, las personas involucradas más directamente en el reclutamiento y la investigación de las fuentes.

El cable recordó a los oficiales de casos de la CIA que se enfoquen no sólo en reclutar fuentes, sino también en cuestiones de seguridad, incluyendo aprobar a los informantes y eludir los servicios de inteligencia antagonistas.

Seguridad y contrainteligencia

Entre las razones del cable, señalan fuentes familiarizadas con el documento, figuraba impulsar a los oficiales de casos de la CIA a pensar en pasos que pueden tomar por sí solos para hacer un mejor trabajo en el manejo de informantes.

Ex funcionarios dijeron que debe haber más enfoque en la seguridad y la contrainteligencia, en especial cuando se trata de reclutar informantes.

“A veces hay cosas más allá de nuestro control, pero también hay ocasiones de descuido y negligencia, y nunca se responsabiliza a las personas en los puestos superiores”, dijo Douglas London, un ex agente secreto de la CIA.

Algunos ex funcionarios creen que las habilidades de la agencia para frustrar los servicios de inteligencia adversarios se han oxidado tras décadas de concentrarse en amenazas terroristas y confiar en comunicaciones encubiertas riesgosas.

Desarrollar, capacitar y dirigir informantes para que espíen a gobiernos extranjeros difiere del desarrollo de fuentes dentro de redes terroristas.

© 2021 The New York Times

CB​



Ver noticia en: www.clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *