Los sobrecostes y los precios en origen desmienten las acusaciones de Belarra a los supermercados




El desfase entre el precio al que adquieren los productos la distribución y al que lo venden pone en duda las acusaciones vertidas por Unidas Podemos de que el sector está aprovechando la inflación para ‘llenarse los bolsillos’. Porque mientras la cesta de la compra aumentó en diciembre un 15,7%, según el IPC de ese mes , los precios a los que la distribución compró a los fabricantes lo hicieron un 20,5%, según el índice de precios industriales (IPRI) de diciembre publicado ayer por el INE . Una estadística que marca los precios de venta de los productos a salida de fábrica, excluyendo los gastos de transporte, comercialización y el IVA facturado. El último IPRI señala que los precios industriales de los fabricantes de alimentos empieza a moderarse (en noviembre la subida fue del 21%), pero ciertos productos siguieron al alza. Sin ir más lejos, algunos implicados en la eliminación del IVA   aprobada a finales de año por el Gobierno, como es el caso de la leche , salieron de fábrica a un precio un 25,6% superior al de hace un año, un ascenso récord. También batieron registros los productos salidos de empresas dedicadas al procesado y conservación de frutas y hortalizas (+13,1%), y más espectacular fue el aumento del precio del aceite de oliva (+56,1%). Sí se visualizan desaceleraciones en la subida de los procesados y conservación de carne (+23,1%), y se estancan en la elaboración de productos cárnicos y de las carnes de ave (+8,4%) y del procesado de pescados, crustáceos y moluscos (+9,3%). Todas estas subidas obedecen a un efecto cadena. Porque la inflación tampoco da tregua al sector primario en el comienzo de 2023. Por ejemplo, según el Observatorio de Precios de Asaja, si tomamos como referencia los precios del tomate de la semana del 26 al 30 de diciembre de 2022 y los comparamos con los de la semana del 16 al 20 de enero de 2023 se muestra que en origen las dos variedades (pera y rama) se pagaban a 0,47 y 0,61 euros/Kg el último mes del año pasado pasando en enero a pagarse a 0,64 euros y 1,40 euros /kg, respectivamente. También registra subidas en origen, respecto a la semana de diciembre analizada, productos como el brócoli, el calabacín, la lechuga (romana e Iceberg, en ambas variedades), pepino y el repollo. Los agricultores se quejan además de que no están pudiendo trasladar todos los sobrecostes que están sufriendo. Según estimaciones de Asaja entre enero de 2022 y el mismo mes de 2023, el gasóleo agrario ha subido un 46% frente al 147% de 2021. Los piensos lo han hecho un 22% en el mismo periodo, mientras que los plásticos han pasado de alzas del 7% al 2%. Los fertilizantes que, en 2021, sufrieron subidas del 180% se sitúan ahora en el entorno del 29%. La electricidad, según esta organización agraria, habría registrado un abaratamiento del 42% en línea con otras actividades económicas. En el capítulo de los precios percibidos, es decir los precios de venta en origen estos subieron en octubre ya un 27,45% con especial atención a los huevos (+69,07%), la leche (+44,24%) y el aceite de oliva (+39,11%). Subidas que inevitablemente luego se ven reflejadas en los lineales. El secretario de organización de Asaja, Juan José Álvarez, destaca que «la cadena alimentaria sigue funcionando igual y que los agricultores somos el eslabón más débil» y reconoce que «algún precio ha subido en origen, aunque todavía hay incrementos de costes muy importantes». En esta línea, también lamenta el incremento de los costes laborales al alimón de la subida del salario mínimo «que ha subido casi un 40% en los últimos tres años» ¿Se están bañando en oro las grandes cadenas de supermercados como sugieren desde Unidas Podemos? Las acusaciones de los socios del PSOE en el Gobierno han incendiado a la distribución después de que la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, haya acusado a los presidentes de las grandes cadenas de supermercados de hacer «capitalismo despiadado» . El ala morada del Gobierno lleva meses lanzando improperios al sector. Denuncian que se están ‘forrando’ a costa de la inflación y del sufrimiento económico de las familias. Y los ataques ahora se intensifican tras las continuas quejas de los consumidores que aseguran no notar la eliminación del IVA de algunos productos en la cesta de la compra. ¿Están aprovechando las empresas la coyuntura para mejorar sus márgenes? Desde la distribución lo niegan con rotundidad. Defienden su rol como «amortiguador» de las subidas de precios y rechazan que hayan incrementado sus beneficios en este contexto. Además, ponen en en valor el esfuerzo de la distribución en términos de descuentos, promociones y difusión de la marca blanca. En concreto, atribuyen la situación actual a la escalada de costes de producción como la electricidad y el combustible. Anged cifra el alza de la factura del aprovisionamiento de las 22 primeras compañías de distribución alimentaria en España, a cierre de 2022 en 8.400 millones de euros. Cumplimiento de la bajada del IVA Tampoco hay ninguna evidencia de que las empresas no estén repercutiendo la bajada y eliminación del IVA a los productos beneficiados. Desde el ámbito de los consumidores OCU y Facua han venido realizando una cierta labor de vigilancia para corroborar que la distribución traslada correctamente el nuevo IVA a los precios y no se aprovechaba para elevar los márgenes. La primera organización realizó un sondeo en las versiones online de los cinco principales supermercados en España (Alcampo, Carrefour, Dia, El Corte Inglés y Mercadona) los días 2 y 11 de enero concluyendo que el cumplimiento era mayoritario, pero con algunas excepciones. Por ejemplo, el segundo día se localizaron 14 incidencias sobre un total de 23 productos analizados, en nueve se había aplicado mal el porcentaje y en cinco se había elevado el precio. Los principales problemas se habían detectado en productos frescos, pan, legumbres y huevos. Fuentes de la OCU destacaron que, a la vista de todo lo anterior, «en comparación con otras bajadas del IVA está se está cumpliendo». Noticia Relacionada estandar No Una cesta de la compra más cara que nunca: estos son los alimentos que más suben Carlos Manso Chicote Los alimentos cierran el año con el mayor alza desde enero de 1994 Ahora bien, sobre la posibilidad de fijar precios que proponen desde Unidas Podemos, critican «la absoluta falta de concreción y ahí está la clave» de las propuestas puestas sobre mesa. Por lo que, añade, «no consideramos adecuado fijar los precios por las dificultades que ello supone y riesgo de ineficacias». Sí creen que una rebaja como la actual, ampliada a carne y pescado, hubiera tenido «mucho mayor impacto ». Los supermercados insistieron desde un principio en que la bajada del IVA de carne y pescado era la más necesaria por su importancia en el gasto dentro de la cesta de la compra de los españoles. Los productos añadidos en el decreto antiinflación: leche, queso, huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres y patatas son productos muy presentes en cantidad dentro de la cesta de la compra de los españoles, pero no tanto en el ticket. Según el último análisis del consumo alimentario en los hogares (correspondiente a octubre) del Ministerio de Agricultura , el gasto de los españoles en los productos a los que se le ha aplicado la rebaja del 10 al 4% y la eliminación del IVA representó poco más de un tercio de la cesta de la compra. Si se hubieran añadido carnes y pescados al decreto, el impacto hubiera llegado a más de la mitad de la cesta. Sobre el encarecimiento de la cesta de la compra también se pronunció ayer la vicepresidenta Calviño . Ha asegurado que desde el Gobierno están «llamándoles (a las empresas distribuidoras) también a que ayuden a contener el precio de los alimentos». Y en un toque de atención a Belarra ha asegurado que la evidencia que tienen es que las medidas que se han ido adoptando sí que se están trasladando en forma de una moderación de los costes de los productos después de asegurar que los observatorios están siguiendo este tema al detalle. Con todo, la distribución h a tenido que hacer frente a nuevos costes en los últimos tiempos que también empujan los precios. Además de adaptar su operativa a la nueva ley del transporte, también desde el 1 de enero tienen que hacer frente al nuevo tributo al plástico, que los supermercados calculan que les costará 30 millones de euros al año.

Ver noticia en: www.abc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad