Más de 30.000 aragoneses mejoran su situación laboral con la actuación de la Inspección de Trabajo





La Inspección de Trabajo y la Seguridad Social (ITSS) recupera la normalidad tras dos años condicionados por la pandemia, que modificó las prioridades del organismo al igual que del resto de las administraciones públicas. Si en 2020 y 2021 tuvo que poner el foco en el control de fraude en los ertes del covid o el cumplimiento de las obligaciones de salud pública asociadas a esta enfermedad, el pasado año volvió a centrar la vigilancia sobre la economía irregular o los incumplimientos laborales. De sus actuaciones se beneficiaron de una u otra manera más de 30.000 trabajadores aragoneses, ya sea por las liquidaciones de cuotas a la Seguridad Social, la mejora de las condiciones de los contratos, el incremento de los salarios o la regulación de empleos sumergidos.

Ver noticia en: www.elperiodicodearagon.com


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad