Multa de 420.000 euros por alquiler turístico ilegal en Barcelona

Multa de 420.000 euros por alquiler turístico ilegal en Barcelona


Llévate 50€ de crédito al cambiarte a Octopus Energy


Nosotros consideramos

que de apartamentos turísticos
hemos llegado un poco a tope.

Queremos que siga siendo
un barrio residencial.

No queremos que se convierta

en un parque de atracciones
para turistas.

Muchas veces vienen aquí
y arman la de Dios.

También está la cosa

También está la cosa

de que tu llave del portal la tenga
un montón de gente.

Yo me alojo en un apartamento
porque estoy con mis niños.

Esta en el centro peatonal

y esta muy cómodo para ir
a visitar todo Sevilla.

La explosión, relativamente
reciente, de los pisos turísticos

ha desatado una oleada de quejas.

Y cada vez más sectores piden
una regulación de este negocio

que mueve la economía.

Según la patronal del sector,

sólo los españoles se gastan al año
4.000 millones en vivienda turística

pero además movilizan
otros 16.000.

-Creemos que es un impacto
suficientemente importante,

y nada desdeñable,

que además democratiza
el hecho turístico

y permite que los ingresos
por turismo

lleguen a familias de todo tipo
y no sólo a grandes empresas.

-¿Cómo impactan las plataformas
y los alquileres turísticos

en el marco del turismo
y del urbanismo en España?

-Estamos sacando stock de vivienda

del mercado
del alquiler convencional.

Esto hace que se reduzca la oferta

de viviendas
de alquiler convencional,

que sea más difícil
encontrar alquileres

y que se incrementen los precios,
lógicamente.

En este barrio, cuando yo llegué
hace 60 años, había de todo.

Tienda, farmacia, carpintero,
fontanero, frutería,

habia, o sea, de todo, de todo,
de todo.

La gente joven no se viene,

porque no hay vida cómoda
para la gente joven,

no hay una vida,

no es un barrio cómodo
porque es un barrio caro.

Pilar vive en Santa Cruz, Sevilla.

El barrio de España con más
pisos turísticos que viviendas.

Está a pocos metros de la Giralda

pero, el patio de su casa
le aísla del bullicio.

Se resiste a que algo o alguien
rompa ese silencio.

-Una casa donde estamos vecinos
y pisos turísticos es imposible.

Los turistas vienen a divertirse,
sobre todo la gente joven.

Están hasta las tantas,
mucho jaleo.

Un horror.

Donde no haya vecinos,
allá ellos.

Pero donde hay vecinos,
mejor que no.

-Y en vuestro caso,
¿sois todos familiares?

-Aquí somos todos familiares,
menos uno

que de vez en cuando
se le va la olla

y nos trae un turista,
que lo tenemos muy controlado.

-¿Aquí no queréis pisos turístico?

-No, no, porqué no;

porque aquí la intimidad
que tenemos, que hay,

como habéis visto,
esto es muy particular.

Aquí no tenemos ni ruido.

Si nos quedamos solos

y no sabemos quién viene
ni quién va, pues vamos,

los que nos conocemos estamos mejor.

El ruido de las maletas
resuenan por los caminos

que llevan
hasta los numerosos alojamientos

diseminados por toda la ciudad.

Y muchas se adentran
en los edificios de viviendas.

Entre ellos el de Beatriz y Marcelo.

Ambos son investigadores.

Se mudaron a este barrio peatonal

para poder llevar andando
a sus hijos al colegio.

Están encantados de vivir aquí,

aunque reconocen que la vida diaria
es complicada.

-¿Si tienes un apartamento turístico
en tu bloque,

eso significa que tienes vecinos

que están permanentemente
de vacaciones?

Y claro, a veces, a veces es
un problema

porque no encajan los horarios,

porque no se puede tampoco hablar
y decir,

como harías con otro vecino:

por favor, no hagas esto
que me molesta,

porque las personas cambian.

– Tenemos un uso comercial
dentro de edificios residenciales,

es decir, yo en mi, en mi piso,
en la segunda planta,

no puedo poner un estanco,
ni puedo poner un bar de copas,

pero, con la falta de regulación
que se ha hecho

de la vivienda turística

o con la desregularización
que se ha permitido

con la vivienda turística,

estamos viendo que realmente
se está poniendo un estanco

o un comercio en la segunda planta
de un bloque de viviendas.

Y eso genera molestias.

Las quejas de todos las recoge,
Maria José,

la presidenta
de la Asociación de Vecinos.

Pide que se limiten las licencias
de los pisos turísticos

y que se cumplan las ordenanzas.

– Otro de los ruidos que tenemos

es que tenemos un camioncito
de la Cruzcampo.

Imagínate la cerveza
que puede venir al barrio Santa Cruz

con tantísimo bar,

viene en un camioncito ecológico
dicen

y ese camioncito está vibrando,
todos los bidones todo el rato.

Este tiene rueda de goma.

Las estrechas calles de Sevilla

están repletas de secretos
y huellas históricas.

Apenas hay rincones
que se escapen

a la admiración de los turistas
y a las explicaciones de los guías.

-Lo que son
los guías turísticos autorizados,

cumplen totalmente la normativa,
lo que molesta al vecino

es cuando van a viva voz
con megáfono

o con alguna megafonía en alto.

Tú estás durmiendo,

está un señor chillando
a la puerta de tu casa

o por la noche, estás tranquilamente
y están explicando algo.

El que tenga un monumento

o algo especial para explicar
al lado de su casa,

está totalmente amargado.

A pesar de las molestias,

vecinos, comerciantes y hosteleros
reconocen la importancia del turismo

para la economía de la ciudad.

En este restaurante
llevan sirviendo comida desde 1934.

Sus propietarios son también
de Santa Cruz

y son testigos del auge
de este boom.

– A nosotros, los hoteleros,

hay veces, que que te entran
tres personas a tomar un café

y 20 van al servicio.

Sí, que nosotros también sufrimos
a lo mejor la masificacion.

No tenemos ni fábrica de tornillos
ni de coches y por tanto,

una de las fuentes de riqueza
es el turismo.

De hecho, aquí hay en el barrio,
hay bastantes puestos de trabajo.

Tan sólo de hostelería,
del orden de unos 500 más, no?

Aunque no es temporada alta
en Sevilla,

las terrazas y las calles se llenan

cuando deja de apretar el sofocante
calor de este mes de julio.

La cultura, la historia

y los 3 monumentos Patrimonio
de la Humanidad

son irresistibles
para los visitantes.

-La Arquitectura, todo es
tan antiguo y bonito.

Como en el resto de España,

desde que nacieron
las plataformas digitales,

los viajes no han parado de crecer.

Ahora, sin intermediarios
es más fácil.

También ha aumentado
el número de personas

que prefieren estar
en un piso turístico.

Alojamientos que antes eran
viviendas

y ahora se alquilan por unos días.

Según al Federación
de apartamentos turísticos,

eligen esta modalidad por igual
españoles y extranjeros.

-Tenemos un gran volumen
de familias.

Por contra, lo que se nos achaca

es que sólo vienen jóvenes
y montan fiesta.

Los datos que tenemos es que
la mayor parte de los clientes

que se alojan viviendo
en uso turístico

son familias y familias con niños
y luego muchas veces, parejas,

sobre todo de mediana edad
y jubilados.

Estamos en un apartamento
de alquiler.

Somos 5 personas.

Porque si buscas un hotel es difícil
encontrar para más de dos personas.

Y porque el precio está muy bajo,
en comparación con un hotel.

Estamos durmiendo
en un apartamento turístico

en el barrio de Triana.

Porque no es caro
y parece bien en las fotos.

-En algunos barrios,

eso está provocando
un despoblamiento de población.

Yo creo que el caso de Sevilla
es bastante significativo.

En el caso de Sevilla,
el centro histórico

se viene rehabilitando desde
principios de la década de los 90.

Desde la Expo 92
venía ganando población.

Durante la primera década
del siglo XXI

gana aproximadamente
6000 habitantes

y en los últimos 10 años
pierde 5000,

justo coincidiendo con el impacto
de las viviendas turísticas.

O sea, que esto es
una cuestión real.

Con el descenso de la población

el comercio de barrio
ha ido cediendo terreno

a las tiendas dirigidas al turista.

En medio de ellas, resiste
los ultramarinos de Antonio.

-Muchas veces me lo pregunto,

más que nada por el cariño
que le hemos cogido

tanto a la gente como al barrio.

Y después que un autónomo es difícil
de dejar un negocio,

de un día para otro y aparte ya
con la edad que tenemos,

encontrar trabajo no es fácil

o sea que muchas veces aguantas
porque no te queda más remedio.

A pocos metros,

Fernando pasea por la calle
donde vivió durante la pandemia.

Compartía piso con 3 amigos,
todos médicos,

pero, el año pasado,
tuvieron que irse

porque el propietario
retomó el alquiler turístico.

-Cuando nos echaron,

lo primero que hicimos fue buscar
por el mismo barrio

porque nos gustaba la zona
y lo conocíamos.

El problema es

que el precio que nosotros pagábamos
antes era 1700.

Pues nos, encontramos que para
una vivienda de cuatro personas

ya estábamos rozando
los 2500 o 3.000 euros.

Entonces, pues eso,

al final pues nos tuvimos
que ir de tu barrio.

En España, según el INE,
hay 306.000 pisos de uso turístico.

La mayoría concentrados
en la costa mediterránea

entre Andalucía y Cataluña,
incluida Baleares y también Madrid.

El presidente de la Federación
que los representa niega,

tajantemente, que este tipo
de alquiler

esté detrás de la subida
de precios y la falta de vivienda.

-Hay muchos centros históricos
de las ciudades

que estaban en ruinas.

Que allí no vivían ni las ratas.

Y alguien invirtió y se arriesgó.

Las compró las casas,
las arregló, las puso en valor

y las puso en alquiler
de uso turístico.

Y ahora, todo el mundo
quiere vivir allí.

Pero hace diez años, no.

Lo que hacemos es poner en valor
una vivienda

que es el ahorro
de muchas familias en España,

que si no se hiciera
un alquiler turístico

estarían cerradas.

Las aplicaciones han facilitado

que el alquiler turístico extienda
sus tentáculos

más allá del casco histórico
de las grandes capitales.

El barrio valenciano de El Cabanyal,
en la última década,

se ha convertido
en un destino atractivo

para extranjeros y turistas.

Pero no siempre fue así.

El centro de este antiguo
pueblo pescador

estuvo al límite de su destrucción,
por un plan urbanístico

que el movimiento vecinal
logró frenar.

El Cabañal está en pleno proceso
de transformación,

aunque todavía son muy visibles
las huellas de aquella degradación.

Maria José vive en directo
los cambios de su barrio.

-Los compran y luego las alquilan
y vienen turistas que no veas.

Esta la compró un chico
y la reformó, la vendió.

Lo compraron unos de Madrid
y está siempre alquilada.

¿Y quién vivía antes ahí?

Sí que es verdad que está empezando
a tener un poco más de vida,

el barrio
y lo están dejando más bonito,

pero, supongo que a la gente
que lleva aquí toda la vida

se están poniendo muy caros
el alquiler

y es muy difícil encontrar algo.

Ante el avance imparable del turismo

y para evitar la tentación
de especular,

cada vez más ciudades apuestan
por regular el alquiler turístico.

Pero, no hay una normativa común
en toda España.

-Lo que queremos seguir siendo es
un barrio residencial

donde los hijos del Cabanyal
puedan vivir aquí,

por eso, nosotros pactamos
con el Ayuntamiento

que no haya más de un 10 %
de alquiler turístico

en el Centro Histórico,
porque nos parece fundamental

alejar un poco a los fondos
de inversión

que puedan hacer hoteles fuera
del barrio del Casco Histórico

y que no construyan
apartamentos turísticos

o apartahoteles,
pues de manera abusiva,

porque si no, al final,

lo que se produciría sería
un fenómeno de expulsión.

-Area Marítima, dígame.

-Buenas tardes.

A ver, actualmente,
en la zona del Cabanyal

A ver, actualmente,
en la zona del Cabanyal

sólo disponemos de una vivienda
que está en 800.

Actualmente, encontrar un alquiler
de larga duración

es prácticamente imposible.

Edgar nos cuenta que en 24 horas
han preguntado por ese piso

más de 100 personas.

La rehabilitación del Cabañal,
la cercanía a la playa

y la esencia del barrio,
no solo atrae a turistas;

también a europeos
que quieren vivir a aquí

y a inversores
que ven una oportunidad.

-El perfil del comprador,
el 90 % es gente extranjera,

de ellos, del norte de Europa
y de aquí, del barrio,

muy poquita gente.

-Suelen comprar o bien
para para vivir ellos,

o para alquilar
o para teletrabajar.

Para los vecinos
de aquí del Cabanyal,

está bastante complicado el tema
de poder alquilar una vivienda,

porque tienen que competir,
entre comillas,

contra gente extranjera que
nos triplica los sueldos

y son, precisamente, sus vecinos

los que han construido
el marcado carácter del Cabanyal

a lo largo de la historia.

Por eso, algunos temen
que el barrio muera de éxito

como ya está ocurriendo
en otros lugares.

-¿Qué echa de menos
del barrio que conoció?

-Yo, la amistades,
que ya no tenemos,

entre que unas han muerto
y otras que se han ido.

Es que no hay nadie.

Un vecino, vecino de toda la vida.

Queda muy poco, muy poco, poquísimo.

Y ahora, les vamos a proponer
un viaje muy especial,

repleto de sensaciones:
a una localidad de La Alcarria,

que fue descrita
por Camilo José Cela

como «Ese país al que la gente
no le da la gana de ir».

Hoy, sin embargo, se calcula

que la visitan más
de 100 000 personas.

Hablamos de Brihuega,

donde la industria del azulejo
suma el auge de otra,

la de la lavanda.

Allí, se planta nada más
y nada menos que el 10 %

de la producción mundial
de esa planta aromática.

Llegó a Brihuega en los años 60,

cuando un vecino trajo
desde la Provenza francesa,

en su maleta, algunos esquejes.

Es así como la comarca,
localizada en una

de las provincias españolas
que más sufre la despoblación,

se ha ido también revitalizando.

Los primeros calores del verano
empiezan a apretar

y amarillean los cultivos
de cereales de Guadalajara.

Es la época en la que sube el color
de otros campos,

que alfombran de púrpura
la línea del horizonte

en Brihuega.

Hasta este rincón de la Alcarria
empiezan a llegar miles de turistas

para hacer fotos y extasiarse
ante el espectáculo

que brinda aquí, cada mes de julio,
la floración de la lavanda.

Vengo de Buenos Aires, Argentina,

y he conocido por mi familia
de todos estos campos.

Y la verdad, es la primera vez
que vengo

y estoy maravillado. Me encanta.

Me encanta.

Venimos de Madrid
y nos ha traído la belleza

de los campos de lavanda,
¡cómo no!

¿Y el atardecer?

Esto es una maravilla.

La gente va a Francia a verlo.

Nosotros tenemos también aquí
en Guadalajara, algo espectacular

que merece la pena visitar.

¡Me apunto!

El cultivo
de esta planta aromática,

no solo ha colocado en el mapa
del turismo internacional

a Brihuega, que comparan
por su belleza

con La Provenza francesa.

También ha revitalizado la economía
de este municipio

de apenas 2 500 habitantes,

que es ya una de las principales
áreas productoras

de lavanda del mundo.

De Brihuega sale prácticamente
el 10 %

de la producción mundial
de la esencia de lavanda.

Ha supuesto, no solamente posicionar
a Brihuega

como destino turístico y cultural,

sino también como un lugar
donde emprender,

donde innovar y donde vivir.

Esto ha sido un boom exagerado.

Antes Brihuega, la Alcarria,
toda esta comarca,

no la conocía nadie.

Ahora por el tema de la lavanda
cada año hay más gente,

más turistas.

Están viniendo de todos
los países.

Vienen chinos, ya nos ha llamado

gente para ver como está en flor,
para verlo.

Es increíble como está Brihuega.

Aunque nuestros ojos quizás
no lo aprecien,

los de Ángel y Javier Corral
reconocen los tonos

y matices del morado en sus campos.

Los que diferencian las 6 variedades
de lavanda y lavandín

que plantan aquí
desde hace 3 décadas.

Fíjate, como está, mira ésto

Y esto igual, está salvaje.

Estos hermanos han sido testigos
y protagonistas

de la transformación del paisaje
y la economía local,

cuando cambiaron el cereal
por las aromáticas,

animados por un visionario.

A ver, el cereal es un rendimiento
más bien pobre.

No sabíamos hacer otra cosa.

Y resulta que un señor de un pueblo
de aquí al lado, Álvaro Mayoral,

se fue a Francia,

cogió unos esquejes en una maleta
y se vino con los esquejes.

Los plantó aquí en Brihuega,
en un pueblecito, aquí al lado,

en Barriopedro.

Esos esquejes se multiplicaron
y ya empezamos con él a trabajar.

Nos llevó un poquillo de la mano

y a raíz de aquello, empezamos
a plantar la lavanda.

No fueron los primeros,

pero sí los que más han invertido
en esta planta.

Suyas son unas 700 hectáreas
de las más de 2 000,

que se cultivan en Guadalajara.

Una tierra muy similar
– por clima y altitud –

a los campos de la Provenza.

La Alcarria es muy buena
para el tema de la lavanda,

porque es una tierra que es caliza,
que hay mucha piedra.

Si os habéis dado cuenta
qué ocurre.

Pues que con la piedra que hay,
la humedad que retiene la piedra,

pues se multiplica muy bien.

El zumbido de las abejas,
avisa de que las flores

ya están a reventar
en esta parcela,

pero no todas están igual.

Este año, cuentan,
cosecharán un 40 % menos

por la falta de lluvias
del invierno.

Ya no hay inviernos
como antiguamente.

Aquí nevaba, caían buenos hielos
y ahora, ya no nieva.

Mira qué temperaturas tenemos.

¿Qué ocurre?

Pues que a la planta,
le está costando, está sufriendo.

Mira, cuando se desprende el 70 %
de los pétalos,

O sea que, esto le queda ¿cuánto?

Nada le queda.

Si fuera todo esto,
en tres o cuatro días estaríamos.

Cuando el aroma gana intensidad
y el color la pierde, explican,

es que ya toca segar.

Lo recogido, va directamente
a la destilería,

donde se obtiene el tesoro
de la lavanda, su aceite.

El guardián de esas esencias
es Emilio Valeros.

El guardián de esas esencias
es Emilio Valeros.

Químico, perfumista de Loewe
durante 40 años

y nariz de la familia Corral

es capaz de reconocer
más de 300 olores.

La lavanda es una esencia
que se usa en muchísimas fragancias

tanto masculinas como femeninas.

Tiene un olor muy sutil, fresco,
un poco a manzana, muy sugestivo,

da mucha alegría,
mucho frescor a una creación.

La lavanda,
dentro de las fragancias

de este tipo,
da un carácter muy especial.

Él es quien puso en marcha
esta planta de destilado,

una de las más modernas de Europa,
y quien supervisa todo el proceso.

Su sistema de destilación con vapor,
extrae un aroma casi idéntico

al de la planta fresca
en los campos,

el favorito de la alta perfumería.

El 90 % de lo que aquí producen,
se exporta a países

como Japón o EE.UU.

Es una de las esencias
más usadas en el mundo.

La calidad que tenemos en Brihuega
es muy buena,

comparable o mejor
que la calidad francesa.

Y estamos compitiendo
en mercados internacionales,

estamos vendiendo prácticamente
en toda Europa, en Asia, América.

Esto luego va a Dior, Guerlain,
Louis Vuitton, Loewe,

a las principales marcas.

Pero de este cultivo, no solo viven
los agricultores.

En Brihuega florecen cada vez
más negocios en torno a la planta.

A pequeña escala, Sara
también vende productos artesanos

elaborados con las flores.

La lavanda es una gran aliada,

porque tenemos una planta aromática
con muchas propiedades.

Una de ellas es que es
muy relajante,

es antiinflamatoria, cicatrizante,
antiséptica.

El morado aquí, inunda calles,

balcones y escaparates de comercios
que ofrecen todo tipo

de productos, color o sabor lavanda.

¿Una de flores de lavanda también?

Sí, también.

Perfecto.

-Todo se vuelve color lila,
color malva.

Todos los vecinos se vuelcan,
decoran las calles,

las fachadas, sus puertas,
sus comercios.

La verdad es que es una maravilla
pasear por Brihuega estos días.

La comarca ha encontrado
un filón en la planta,

que genera entre 4 y 6 millones
de euros al año

y además, ha logrado
retener población

en esta zona de Guadalajara,

una de las provincias
de la llamada España vacía.

Aquí, bastante llena.

Cada año recibe más
de 100 000 turistas.

Yo creo que con la lavanda
hemos conseguido

varios objetivos importantes,

difíciles de conseguir
para un municipio

de las dimensiones de Brihuega,

como por ejemplo
desestacionalizar el turismo

e internacionalizar el turismo.

A visitar los campos de Brihuega
y de su comarca,

pueden venir personas
desde cualquier punto del planeta

y por supuesto,
turismo nacional.

Para ordenar las visitas
y hacer pedagogía,

algunas empresas ofrecen recorridos
por los campos de lavanda.

Elena descubre hoy
a este grupo de jubilados

algunas de las curiosidades
de la planta.

Sorprende mucho la amplitud
de los cultivos,

el que no sean parcelas sueltas
y sea una extensión tan grande.

Mires donde mires,
siempre ves la inmensidad

de lo de lo morado
del campo de lavanda.

Entonces es una experiencia visual
muy, muy grande.

Además, no solo es visual,
sino también es olfativa.

Es sensorial en general.

Según crecen las hectáreas
de lavanda,

surgen ideas para sacarles partido:
visitas a las destilerías,

talleres olfativos, senderismo,

vuelos en globo sobre los campos
y hasta un festival de música

por el que han pasado artistas
como: Estrella Morente,

Ketama o Luz Casal.

De ahí surgió la idea de vestirse
de blanco,

por el contraste con el violeta
de las flores.

Como acuden, casualmente o no,
la mayoría de los turistas.

A ella le hacía mucha ilusión
y dijimos pues vámonos,

entonces estamos aquí cuatro
hermanas y estamos de blanco,

porque en realidad,

nuestro hábito
es blanco en esta época.

Esta es la segunda vez que repito

y me encanta el olor
en el ambiente que hay

y siempre es maravilloso
ver la naturaleza al natural.

La ubicación
«Campos de lavanda de Brihuega»,

La ubicación
«Campos de lavanda de Brihuega»,

acumula en Instagram
más de 50 000 imágenes,

uno de los paisajes virales
de la red social.

No es raro ver influencers
posando bucólicamente

entre las matas.

Conscientes
del atractivo del lugar,

cada vez más fotógrafos
profesionales

ofrecen sesiones entre las lavandas,
como Rebeca.

Empecé con una clienta embarazada
que me pedía campos de flores.

Estuve googleando un poquito,

buscando ubicaciones nuevas,
campos de flores,

y apareció esta localidad
maravillosa

de los campos de Brihuega.

Estuve mirando fechas
y encajaba.

Y empecé en este campo
la primera vez.

Hay que caminar por los surcos,
no quedarse al principio

solo para evitar
la foto testimonial,

tienes que estar un buen rato,
empaparte bien del olor,

las abejas de todo
y buscar varias perspectivas,

sobre todo moverte tú.

La lavanda no es del mismo color
a las siete de la tarde

que a las nueve,

cuando ya nos estamos yendo,
porque el cielo ha cambiado,

la lavanda cambia también.

Lo que no recomiendo nunca
es venir

a las cinco de la tarde.

¿Dices que no sale morada
en la foto la lavanda?

Claro, es que cuando el sol
está muy arriba,

la lavanda blanquea.

No tiene mucha gracia.

Ya sin luz sobre las flores,

los visitantes,
no abandonan los campos.

Carlos, astrofísico,
monta aquí su telescopio.

Esta noche dirige un grupo
de observación astronómica.

Los cultivos de lavanda
son buena localización

para mirar el firmamento
por su baja contaminación lumínica.

Vamos a ver objetos tan increíbles
como galaxias,

vamos a ver nebulosas.

Y la protagonista va a ser la luna,

vamos a poder apreciar
detalles exteriores

vamos a ver cráteres, mares,

así que preparaos
para una jornada increíble

en la que vamos a disfrutar
de la astronomía y de la lavanda.

Se les cuenta un poquito
qué es, lo que van a ver

en la noche en cuestión,
una noche de luna

o una noche en la que no hay luna,

que es lo que nos ofrece
en este caso el cielo de verano,

contando ciertas cosas
que tienen que ver con

sobre todo temas técnicos,
pero explicados de manera sencilla.

Y bueno, aprovechamos
ese enganche de gente

que viene aquí
para que también luego,

en la noche, puedan ver el cielo.

Según la teoría del color,

el morado transmite delicadeza,
misterio y calma.

Y quizás esa sea la sensación
al pasear

entre la lavanda y sus surcos.

Un paisaje efímero
que apenas dura un mes

en todo su esplendor
y que cada cual

atesora a su manera
en la retina,

en la memoria de la cámara
o en la olfativa.

Porque esos, dicen aquí,
son los recuerdos que más perduran.

Recuerden que pueden volver a ver
nuestros reportajes en RTVEPlay,

que es la plataforma
de la radiotelevisión pública,

que es la suya.

Nos vamos, disfruten de la semana.

Les esperamos el sábado que viene.
Adiós.

Fuente

Llévate 50€ de crédito al cambiarte a Octopus Energy