Por qué aumentan los casos de contagios y muertes por covid en Europa – Europa – Internacional



Europa es de nuevo el foco de la pandemia del coronavirus, que ahora afecta sobre todo a los países del norte y del oriente del continente. El Reino Unido, por ejemplo, sufre más de 150 fallecimientos diarios y en Alemania se superan los 235. Durante la primera semana de noviembre en Rumania se acercaron a los 500 y en Bulgaria a los 330, los mayores registros del año en ambos casos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las muertes por la pandemia han aumentado durante los últimos diez días en un 10% en el continente, mientras las infecciones lo hicieron en un 7%.

hay dos motivos: el primero es que en la mayoría de los países de Europa la vacunación se ha ido estabilizando en lugar de crecer y, en segundo lugar, hay varios países que están relajando las medidas

Dos terceras partes de los contagios del mundo (cerca de 1.9 millones) se presentaron en Europa, donde el ascenso suma ya seis semanas consecutivas. En algunos países se habla de la cuarta e incluso quinta ola.

La situación general del continente es bastante mejor que hace un año (salvo en los lugares donde la vacunación es demasiado baja), pero este aumento reciente llama la atención de los expertos, que analizan las razones.

Hans Kluge, director regional de la OMS explica que “hay dos motivos principales: el primero es que en la mayoría de los países de Europa la vacunación se ha ido estabilizando en lugar de crecer y, en segundo lugar, hay varios países que están relajando las medidas de salud pública y las restricciones sociales en momentos en el que aumentan los casos”.

La fórmula es clara: “Hay que hacer todo”, explica. Es decir, vacunarse y tomar medidas de seguridad, como ventilar los recintos, una práctica que se abandona ante la llegada del invierno. “Las vacunas están haciendo lo prometido: prevenir las formas severas de la enfermedad y, especialmente, la mortalidad —explica—. Pero son nuestra mejor herramienta solo cuando se acompaña de medidas preventivas”.
Por ello, muchos países vuelven a endurecer las restricciones. En Alemania varios pueblos cancelaron los desfiles de la fiesta que celebraban el fin de semana pasado y es posible que no abran los famosos mercadillos de navidad.

En los Países Bajos, donde se aproximan a los quince mil contagios en la última semana, una nueva medida adelanta la hora de cierre de restaurantes y almacenes. Y las reuniones familiares no deben superar los cuatro invitados.

En Francia, donde los casos también están aumentando (diez mil en la última semana), es necesario presentar la prueba de tener la pauta completa de la vacuna, un certificado de haber superado la enfermedad o una prueba negativa para entrar a almacenes, museos, restaurantes y algunos medios de transporte.

En Dinamarca se plantean imponer la misma medida, pues pasaron de 300 casos diarios en septiembre, cuando se retiraron las restricciones, a dos mil actuales.

Países con vacunas

En muchos de estos países, el porcentaje de vacunación no es bajo. En Alemania, por ejemplo, el 69% de la población ya ha recibido sus dosis. En Francia, los Países Bajos y el Reino Unido, el 74%.

Los superan Portugal (89,9%), Malta (83) y España (82), que van a la cabeza en cuanto al porcentaje de la población vacunada en el continente. Pese a recientes aumentos, en ellos la incidencia y los fallecimientos están controlados.

“Esos puntos porcentuales de diferencia pueden ser una de las razones determinantes que expliquen lo que está ocurriendo”, explicó a la prensa José Miguel Cisneros, jefe de servicios de enfermedades infecciosas del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla (España). “Sabemos que la inmunidad de grupo es inversamente proporcional a la capacidad de transmisión de un virus y hace tiempo que sabemos que el 70% que se dijo inicialmente era insuficiente y que había que alcanzar o superar el 80%”, añade.

Eric Topol, profesor de medicina molecular, está de acuerdo. Cree que está claro que el 74% de población inmunizada no es suficiente para combatir el virus. “De hecho, se ha calculado que con la variante delta cualquier país necesita llegar al 90 o 95% de vacunación de la población”, señala.

Kluge explica que el problema en esos casos no es el acceso a las vacunas, sino el escepticismo frente a ellas. Cree que es necesario combatir las noticias falsas y explicarle mejor a la gente sus beneficios.

Falta de vacunas

La situación de otros países, como Rumania, Georgia y Bulgaria, es muy diferente, puesto que se trata de países con muy bajo índice de vacunación: 38%, 27% y 22% respectivamente. Allí hay una renuencia general, empujada por falsas noticias, teorías conspirativas y la incapacidad de los políticos para transmitir un mensaje claro.

En Rumania, por ejemplo, el 95% de los hospitalizados por coronavirus no habían recibido la vacuna.

A ellos se suman los menores de doce años, para quienes aún no está aceptada ninguna vacuna (solo en España suman cinco millones).

Kluge, sin embargo, es optimista porque las fallas se pueden solventar con “un despliegue igualitario de vacunas y tratamientos, escuelas seguras y dosis de refuerzo”. Eso, sin olvidar las medidas preventivas. Si en Europa la gente se vacuna, él calcula que el próximo año ya habrá superado la fase aguda.

JUANITA SAMPER
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid

Ver noticia en: www.eltiempo.com

Deja una respuesta