Prórroga de los ERTEs: Nuevos tiras y afloja en las negociaciones


Negociaciones para la prórroga de los ERTE.

Negociaciones para la prórroga de los ERTE.
SHUTTERSTOCK

Sindicatos y Ejecutivo se encuentran en plenas negociaciones para sacar adelante una nueva prórroga de los ERTEs. Mientras se esperan las conclusiones de la reunión que tendrá lugar este mismo viernes a las 10:00 horas, las partes han vuelto a levantarse este jueves de la mesa sin conseguir llegar a un acuerdo para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 31 de enero.

Las partes seguirán negociando, por tanto, en las últimas horas, a pocos días de que finalice el actual esquema de los ERTE, el próximo 30 de septiembre. La intención es que la nueva regulación sea aprobada en el Consejo de Ministros del próximo martes, día 28.

Discrepancias en las negociaciones para prorrogar los ERTEs

Fuentes de UGT aseguran que sigue habiendo «inconvenientes» que dificultan la consecución de un nuevo acuerdo. Entre ellos, las exoneraciones vinculadas a la formación y la «resistencia» del Gobierno a poner el ‘contador a cero’ en lo que respecta a la prestaciones por desempleo y que el sindicato quiere que llegue al menos hasta el 30 de junio de 2022.

Para UGT, es «imprescindible» que los trabajadores afectados por un ERTE no sufran una merma en el desempleo. También defiende que, aunque es una buena idea vincular los ERTE con acciones formativas para los trabajadores suspendidos, esto debe hacerse con «suficientes garantías».

Así, al igual que afirmó ayer el líder de CCOO, Unai Sordo, UGT entiende que estas garantías no se dan en una prórroga de cuatro meses como la que se plantea.

Avances en las negociaciones para prorrogar los ERTEs

En lo que sí parecen estar de acuerdo las partes, según UGT, es en el hecho de que las empresas deban renovar su solicitud de ERTE antes del 10 de octubre, teniendo la administración un plazo de diez días para resolverlo.

Aunque en la reunión del pasado martes el Gobierno planteó que, pasado ese plazo, si no hubiera resolución se consideraría la renovación del ERTE como desestimada (silencio negativo), las mismas fuentes aseguran ahora que el propio Ejecutivo ha reconsiderado su postura. De esta forma, el silencio administrativo se entenderá como positivo y la renovación quedará aprobada.

 



Fuente de la Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *