Sánchez enfila la investidura tras lograr el pacto más difícil con Puigdemont

Sánchez enfila la investidura tras lograr el pacto más difícil con Puigdemont


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles





El presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, ya tiene prácticamente garantizados los apoyos para salir investido como nuevo jefe del Ejecutivo del Congreso de los Diputados en un pleno que se celebrará la próxima semana. No ha sido un parto fácil, pero finalmente el PSOE ha alumbrado los acuerdos necesarios– a falta de cerrarse definitivamente, eso sí, el pacto con el PNV- para mantenerse en La Moncloa. Y nunca mejor dicho, partido a partido.

El pasado 23 de julio el PP de Alberto Núñez Feijóo ganó las elecciones, pero desde el minuto uno se topó con un muro infranqueable para poder negociar su investidura. Fue a un pleno de investidura fallido y a partir de ahí, Sánchez ha ido montando el puzzle con piezas complicadas de encajar y fraguando esa suma parlamentaria que le hará presidente del Gobierno, salvo sorpresa mayúscula de última hora. 

Los partidos independentistas le avisaron de que iba a «sudar» cada voto y el PSOE ha sudado, sobre todo con Junts, el partido que más difícil se lo ha puesto en una última semana más que tensa para cerrar el cómo y el quién de la amnistía a los encausados por el ‘procés’, la clave de bóveda de toda la negociación.

Sánchez será presidente superando la mayoría absoluta en primera votación con el apoyo de PSOE, Sumar, ERC, Junts, EH Bildu, PNV y BNG. Un total de 178 diputados dirá que sí a Sánchez, frente a los ‘noes’ seguros de PP, Vox y UPN. Queda por saber el sentido del voto de la diputada de Coalición Canaria, con la que el PSOE aún negocia. Y en breve, según los socialistas, quedará cerrado el acuerdo con el PNV.

Desde que el pasado 3 de octubre el rey Felipe VI designara al socialista como candidato a la investidura, los movimientos no han cesado y, aunque los últimos siete votos de Junts han costado, antes se han cerrado otros para los que han hecho falta gestos y fotografías inéditas, llamadas simbólicas y acuerdos que, ya sí, están cerrados.

Aquí, las diez fechas clave de la negociación para la investidura:  

5 y 6 de octubre: Sánchez reconoce que la amnistía está en la negociación

Durante semanas fue palabra tabú en el PSOE. Toda la negociación para la investidura de Sánchez giraba en torno a la amnistía, exigencia clave de ERC y Junts para apoyar al socialista, pero en el PSOE nadie se atrevía a pronunciarla. El 5 de octubre aún no la citó expresamente, pero al ser preguntado por ella, ya fue claro para decir que se estaba «negociando». Los socialistas han ido abonando lentamente el camino hacia la amnistía ya que justo un día después, el día 6 y en plena rueda de prensa tras la cumbre de la UE en Granada, junto al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, Sánchez ya sí pronunció la palabra ‘amnistía’ y planteó esta medida de gracia como «una forma de tratar de superar las consecuencias judiciales» de la situación que vivió España «en una de las peores crisis territoriales de la historia de la democracia en el año 2017» en relación al ‘procés’ y al referéndum ilegal de autodeterminación del 1-O. Era el primero paso de los muchos que tendría que dar el PSOE.

11 de octubre: Sánchez llama por teléfono a Junqueras

La primera ronda de las negociaciones para la investidura la protagonizó el propio Sánchez, que se reunió con todos los grupos parlamentarios, menos con Vox. Fue en una semana cargada de gestos hacia los partidos con los que pretendía cerrar pactos. Así, el 11 de octubre, antes de reunirse con Gabriel Rufián, se produjo uno importante: Sánchez llamó por teléfono al líder de ERC, Oriol Junqueras, como muestra de la «normalidad política». Sánchez le trasladó la necesidad de un acuerdo de «avances y estabilidad» y Junqueras, indultado por el Gobierno, agradeció los «avances antirrepresivos». Aun quedaban días para alumbrar el pacto PSOE-ERC, pero todo hacía pensar que se estaba cocinando a fuego lento. 

13 de octubre: Sánchez se reúne por primera vez con EH Bildu

Si la llamada a Junqueras fue un gesto simbólico importante, dos días después se dio otra imagen inédita hasta ahora, la del líder socialista sentado en la misma mesa con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua. No era la primera vez que el PSOE se reunía con la formación abertzale, pero sí la primera que lo hacía el propio presidente. Tras ese encuentro, calificado por el PP como la «fotografía de la vergüenza» y la consumación «de la traición a las víctimas de ETA», EH Bildu dijo que apoyaría la investidura de Sánchez con sus seis diputados. De hecho, fue el primer partido que avanzó tan pronto su voto a favor. 







Sánchez se reúne por primera vez con EH Bildu Europa Press Europa Press/ Eduardo Parra

24 de octubre: PSOE y Sumar firman un pacto de gobierno de coalición 

El primer paso definitivo para la investidura vino el 24 de octubre con la firma del pacto de gobierno de coalición, el segundo de la actual democracia tras el alcanzado en la pasada legislatura con Unidas Podemos, escenificado por el propio presidente y por la que será una de sus vicepresidentas de nuevo, Yolanda Díaz. En un acto en el que ambos evidenciaron su buena sintonía, se conjuraron para «gobernar mejor» y los dos auguraron una investidura larga y estable. Entre las medidas de su pacto destacaron la reducción de la jornada laboral a 37,5 horas semanales, la subida del SMI y la ampliación del permiso por nacimiento. [Las claves del pacto PSOE-Sumar]

Este era un paso importante, pero quedaba aún lo más difícil, esto es, arrancar el ‘sí’ de partidos tan heterogéneros como ERC, Junts y PNV.

Sánchez defiende su acuerdo de gobierno con Sumar para «consolidar las reformas de los últimos años»

28 de octubre: Sánchez defiende la amnistía ante la plana mayor del PSOE

El 28 de octubre, que marcó un antes y un después, fue el día en que Sánchez defendió, sin ambage alguno, la necesidad de aprobar una ley de amnistía. El escenario elegido fue finalmente la sede nacional del PSOE, en Ferraz, y frente a la plana mayor del partido. 

Sánchez defiende la amnistía ante el Comité Federal del PSOE

«En el nombre de España, en el interés de España, en defensa de la convivencia entre españoles, defiendo hoy la amnistía en Cataluña por los hechos acaecidos en la década pasada», fueron sus palabras exactas, ante un cónclave que le aplaudió con alguna excepción como la del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, convertido en el principal azote dentro del partido en contra de la medida de gracia, junto con el expresidente del Gobierno y el líder del PSOE, Felipe González, que ha mostrado su total oposición. 

Sánchez reconoció en ese Comité Federal que no tenía prevista la amnistía «en este momento» pero consciente de que sin ella, no sería investido, llamó a hacer «de la necesidad, virtud». Cabe recordar que el propio Sánchez, en el mismo día del cierre de la campaña electoral en julio, dijo ‘no’ a la amnistía en una entrevista en TVE y que antes ya se había pronunciado en contra de esta medida, por considerar que no era amparada por la Constitución. 

30 de octubre: Puigdemont se reúne en Bruselas con el número 3 del PSOE

La amnistía ya era el plato principal de la negociación y el PSOE decidió que su número 3, Santos Cerdán, en primera persona, fuera hasta Bruselas para cerrar la ley con el propio Carles Puigdemont. El 30 de octubre se dio un paso de nuevo definitivo con la fotografia de ambos en una imagen que generó una fuerte polémica ya que la sala de la reunión estaba presidida por una imagen en la que un grupo de jóvenes levanta una urna del referéndum ilegal del 1-O de 2017. Una fotografía que fue retirada recientemente por el Parlamento Europeo por ir en contra de las normas de la institución comunitaria. El PP de nuevo cargó duramente contra la reunión del PSOE con un huido de la Justicia española. Todo hacía pensar que el pacto de PSOE y Junts estaba cerca, pero quedaban aún 10 días para la ‘fumata blanca’ definitiva.

El número tres del PSOE, Santos Cerdán, se reúne con Puigdemont en Bruselas para negociar la investidura

2 de noviembre: PSOE y ERC pactan la amnistía y la investidura

Los acontecimientos se precipitaron y el foco pasó de Bruselas a Barcelona, hasta donde fue el ministro de la Presidencia y uno de los negociadores del PSOE, Félix Bolaños, a cerrar el pacto con el líder de ERC, Oriol Junqueras. 

La ley de amnistía, el traspaso de Cercanías y la condonación de 15.000 millones de euros de deuda fueron las tres patas fundamentales de un acuerdo básico sin el que Sánchez no podría ser presidente. 

El acuerdo con ERC para condonar la deuda a Cataluña levantó una polvareda en las comunidades gobernadas por el PP– y también algunas del PSOE, aunque con menos ruido- y anunciaron recursos. El PP subía y subía el tono contra Sánchez y su líder, Alberto Núñez Feijóo, le acusó de «corrupto». «Cambiar votos por impunidad es corrupción y comprar con el dinero de los ciudadanos la Presidencia del Gobierno es corrupción», clamaba en relación a la amnistía y la condonación de deuda.

Con este pacto cerrado con los republicanos, las miradas volvían a Junts, el hueso más duro de roer.

3 de noviembre: Puigdemont y el PSOE encallan en la negociación 

Hace ahora una semana, el viernes 3 de noviembre, todo el PSOE se preparaba para cerrar un pacto inminente con Junts, la principal piedra que le queda en el zapato, y se esperaba que la presidenta del Congreso, Francina Armengol, dijera la fecha de la investidura, que el PSOE quería para esta semana que ya acaba. Pero la negociación se enfría y todo encalla por diferencias entre el PSOE y Junts sobre «cuestiones técnicas muy concretas» de la amnistía. No hay acuerdo y tampoco fecha de pleno. Y comienzan los nervios en el PSOE y largos días de negociación sin descanso.

Junts carga contra ERC y se niega, dice, a una ley de amnistía «para vips» y promete que «no dejará a ningún soldado atrás». Pasa un fin de semana de calma tensa y se mantienen conversaciones, pero sin resultado final. Mientras, la calle se calienta y frente a las sedes del PSOE y principalmente en su sede nacional en Ferraz, empiezan a producirse concentraciones con detenciones y altercados en las que se carga duramente contra el presidente en funciones, contra el que se profieren insultos, y en las que participan ultras de extrema derecha. 

9 de noviembre: PSOE y Junts cierran la ley de amnistía 

En un ambiente de elevada tensión, este jueves 9 de noviembre llegaba el acuerdo que desatasca todo. PSOE y Junts cerraron el pacto clave y definitivo, el más complicado y también el más polémico con un acuerdo sobre el alcance de la amnistía, que garantiza la investidura de Sánchez.

El pacto reconoce las «profundas discrepancias» entre ambas formaciones, que ponen de manifiesto la «complejidad» y los «obstáculos» del «proceso» que se disponen a emprender y establece el perímetro temporal de la medida de gracia- de 2012 a 2023- e incluye la principal de las reivindicaciones del partido de Carles Puigdemont: incluir casos de la denominada ‘lawfare’ o «judicialización de la política», tal y como reza el texto, ya que desde Junts consideran que hay personas que no están implicadas directamente en el ‘procés’, pero que se han visto dañadas por un «uso estratégico de las leyes con fines políticos». El acuerdo, supone para el PP, que España «pierde» y los independentistas «ganan», mientras Vox va más allá y llama a la «responsabilidad civil». Este jueves, tras el acuerdo con Junts, la concentración de Madrid fue la más multitudinaria con cargas policiales y hasta 15 detenidos.

A la espera del punto y final con PNV

«Si no está cerrado, está a punto de cerrarse». Se refería así el secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, al pacto necesario con el PNV para la investidura de Sánchez, que se negocia con total discreción. El día que se firme será ya el cierre total de todos los apoyos que necesita Sánchez, al que le quedan días ya para ser investido en el Congreso de los Diputados en un pleno que se espera de altísima tensión.

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles