Seis mossos aceptan un año de cárcel por una agresión racista

Seis mossos aceptan un año de cárcel por una agresión racista


Apple iPhone 15 Pro Max - El Corte Ingles





Un cabo y cinco agentes de los Mossos d’Esquadra han aceptado este lunes una condena de un año de cárcel y seis meses de inhabilitación por golpear, escupir y amedrentar con un disparo al aire a un joven negro en Manresa (Barcelona), en enero de 2019, entre insultos racistas como «mono» o «mierda humana».

Los agentes, para quienes la Fiscalía pedía inicialmente tres años y medio de cárcel y cuatro de inhabilitación, han pactado con las acusaciones una sentencia de conformidad que incluye una multa de 300 euros y una indemnización de 80.000 euros para la víctima, cantidad de la que responde la Generalitat como responsable civil subsidiaria.

La sección 21a de la Audiencia de Barcelona ha condenado «in voce» a los mossos encausados, quienes podrán evitar su ingreso en prisión con la condición de que participen en un programa por la igualdad de trato y la no discriminación, y durante cuatro años no podrán acercarse a menos de 500 metros de la víctima.

Además, el Departamento de Interior ha confirmado que expulsará del cuerpo a los seis agentes. La consellería abrirá un proceso para despojarlos de la condición de funcionarios, lo que se hará efectivo en las próximas horas o días.

Agravante de racismo

Los agentes de los Mossos d’Esquadra han sido condenados por un delito contra la integridad moral y otro de lesiones leve, con la agravante de racismo para cinco de ellos, mientras que al sexto se le ha retirado por considerar que no tuvo una participación activa en los hechos, pese a que tiene la misma pena que el resto.

Además, se les ha aplicado a todos la atenuante muy cualificada de reparación del daño, puesto que los condenados han consignado ya 30.000 euros.

La letrada de la acusación particular ejercida por SOS Racismo, Lorena Antón, quien inicialmente pedía seis años de prisión y doce de inhabilitación a los seis mossos, ha afirmado en declaraciones a la prensa que todo el proceso judicial ha sufrido muchas trabas y que han priorizado la voluntad de la víctima de cerrar y no alargar más esta cuestión.

Los hechos ocurrieron durante un requerimiento judicial

Los seis acusados se dirigieron el 10 de enero a un inmueble ocupado de Sant Feliu Sasserra (Barcelona) para cumplir un requerimiento judicial para identificar a los ocupantes, según recogió la Fiscalía en su escrito de acusación.

Una vez en la finca, localizaron al joven negro Wubi D.C., contra el que -prosigue el escrito- con el ánimo de «menoscabar su integridad física y moral» y movidos por «un profundo desprecio y animadversión hacia el color de su piel» le empujaron y escupieron, le propinaron golpes en la cabeza y patadas en los costados mientras le arrojaban bolsas de basura y le proferían insultos racistas.

El joven, que grabó los hechos con su móvil, logró huir hacia un descampado próximo, momento en el que uno de los mossos, guiado por el «ánimo de amedrentar y atemorizar» al chico, efectuó un disparo al aire, aunque no impactó en la víctima, que se mantuvo escondida durante un tiempo, hasta que regresó al inmueble para colaborar con la policía.

Cuando regresó, los agentes le agredieron y le insultaron con expresiones como «negraco de mierda», «negro de mierda, hijo de la gran puta», «tontolaba, la próxima vez que veas a la policía ¡corre!», y uno de los agentes incluso se refirió a él como Kunta en alusión, según la Fiscalía, al personaje ficticio Kunta Kinte.

Fuente

Samsung Galaxy S24 Ultra 12GB + 512 GB - El Corte Ingles