Sin control



El escándalo vivido con la vergonzante elección por el Congreso de cuatro miembros del Constitucional podría inclinar a la opinión pública a sumarse a la demanda conservadora que exige la reforma de la elección de los miembros del CSPJ para que la magistratura la monopolice en exclusiva. Es lo que reclama el PP como condición previa para dignarse a desbloquear la renovación de sus miembros caducados, que lleva más de mil días de inconstitucional retraso. Hasta el punto de que un malpensado se vería tentado a sospechar que el PP propuso al problemático candidato Arnaldo no solo como arrogante demostración de fuerza, que buscaba hacer morder el polvo a PSOE y UP, sino como una finta para lograr que la escandalera levantada inclinase la balanza de la opinión a favor de su exigencia sobre la reforma del CGPJ.

Seguir leyendo

Ver noticia en: elpais.com

Deja una respuesta