Urkullu propone una convención constitucional para avanzar en la plurinacionalidad

Urkullu propone una convención constitucional para avanzar en la plurinacionalidad


Llévate 50€ de crédito al cambiarte a Octopus Energy





El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha propuesto este jueves celebrar, en el plazo de un año, una convención constitucional que permita «pactar una interpretación de la Constitución» sobre la cuestión territorial y «avanzar en el carácter plurinacional del Estado» y el desarrollo del autogobierno de Euskadi así como «del resto de comunidades históricas», aunque sin necesidad de reformar la Carta Magna.

Para Urkullu, esta propuesta -que en un acuerdo preliminar a la convocatoria, incluiría también «la bilateralidad o la capacidad de decidir pactada»- podría constituir «una forma flexible y creativa de plantear una salida a la actual encrucijada política» sin necesidad de modificación previa de la Constitución.

En un artículo titulado «Autogobierno vasco y modelo plurinacional del Estado», que publica El País, el presidente del Gobierno Vasco afirma que las elecciones generales del pasado 23 de julio «ratificaron la diversidad y pluralidad en el Estado» y cree que ahora se abre una «nueva oportunidad».

Cautela por parte de PSOE y PP

A la propuesta del presidente vasco se ha referido la portavoz del PSOE y ministra de Educación en funciones, Pilar Alegría, quien ha asegurado que «el mejor modelo territorial que tiene nuestro país está refrendado en la Constitución y en los distintos estatutos de autonomía». La reunión que pide Urkullu, en todo caso, se celebraría con el próximo Gobierno, ha apuntado en una entrevista en TVE.

También se ha pronunciado al respecto el ministro de Presidencia en funciones, Félix Bolaños, quien en declaraciones a los medios ha considerado «legítima» la propuesta lanzada por Urkullu, pero ha dejado claro que no es el planteamiento del Gobierno.

En el PP ven una diferencia en la propuesta de Urkullu con respecto a los independentistas catalanes ya que, dicen, estaría dentro de la Carta Magna. Sin embargo, consideran que no es el momento de acometer esta actualización. «Creo que antes de reinterpretar la Constitución lo que hay que hacer es recuperarla. Tenemos que recuperar los principios constitucionales», ha señalado el vicesecretario de Cultura y Sociedad Abierta del PP, Borja Sémper, en una entrevista en la Cadena Ser.

El PSOE responde a Urkullu que el «mejor modelo territorial» está en la Constitución y el PP pide «recuperar» la Carta Magna

El expresidente valenciano, el socialista Ximo Puig, se ha mostrado por su parte partidario del debate planteado por Urkullu pero ha abogado por tener «una mirada más amplia». En declaraciones a los periodistas tras la reunión del grupo parlamentario socialista de Les Corts Valencianes, Puig ha abogado por que esa «relectura más federal» de España se amplíe a todas las autonomías que conforman este país.

«¿Por qué en un Estado sólo puede haber una nación?»

Por ello cree que, ahora, en el inicio de la legislatura, «es oportuno volver a formular dos preguntas básicas que siguen vigentes». «¿Por qué en un Estado sólo puede haber una nación? y ¿por qué el Estado español no puede ser plurinacional, como lo fue en la práctica hasta el siglo XVIII?», se cuestiona.

Urkullu recuerda que, a lo largo de estos años, ha compartido «reflexiones» y «tratado de ofrecer respuestas constructivas a estas preguntas». «He defendido el reconocimiento de la realidad plurinacional del Estado, así como el modelo de ‘bilateralidad efectiva’ con garantías de cumplimiento de lo acordado. He realizado propuestas para ofrecer un cauce de solución política a las voluntades sociales mayoritarias de la sociedad vasca, incluyendo iniciativas dirigidas a las instituciones europeas», añade.

El Lehendakari admite que la Constitución de 1978 «intentó abrir un camino», pero recuerda también «los intentos de involución que se han producido desde entonces». «Primero se intentó ‘armonizar’ y, dado que fracasó la Loapa (Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico), porque el Tribunal Constitucional lo impidió, se promovió el ‘café para todos’, igualando por abajo para recortar por arriba», ha lamentado.

Asimismo, también menciona «las cláusulas horizontales de la Constitución, para ir más allá de su naturaleza, y encubrir una invasión de competencias de las comunidades autónomas, incluso de sus competencias exclusivas», con la «actitud comprensiva de un Tribunal Constitucional cuyo prestigio ya no era el que tuvo en sus primeros tiempos».

También señala que «se dio carta de naturaleza a instrumentos como las leyes de bases y, más recientemente, a las comisiones sectoriales u otro tipo de foros autonómicos, para adoptar decisiones que afectan al autogobierno, en base a las mayorías políticas en el Estado». «En definitiva, el cambio anunciado en 1978 se quedó en una descentralización política y administrativa, pero no fue más allá», dice.

Para el presidente del Gobierno Vasco, «ahora se abre una nueva oportunidad y puede ser el momento de dar nuevos pasos». En este sentido cita el planteamiento de quienes, hace 90 años, el 25 de julio de 1933, constituyeron Galeuzka, «una institución de hermandad entre gallegos, vascos y catalanes» y que «fue una propuesta constructiva, con una visión de futuro para un nuevo modelo de Estado territorial».

«Acuerdo y pacto» como se ha hecho con el concierto

«Nuestra voluntad sigue siendo el acuerdo y el pacto. Es obvio que el pacto no se le puede imponer al Estado. En esto consiste la bilateralidad: las dos partes deben estar de acuerdo y han de actuar con un compromiso de lealtad recíproca. No queremos imponer nada a nadie, tampoco podemos aceptar que se impida al pueblo vasco manifestar su voluntad», ha explicado.

El lehendakari se ha mostrado seguro de que «la experiencia histórica nos marca un modelo factible» porque ha habido capacidad de «pactar bilateralmente con el Estado el Concierto Económico desde 1878 hasta hoy».

«Por lo tanto, debemos ser capaces de seguir avanzando, con contenidos acordes con los nuevos tiempos, entendiendo el acuerdo, sea parcial o integral, como un pacto o concierto bilateral con el Estado», añade.

Según el presidente vasco, esto es lo que se ha producido con el modelo de concierto «durante toda su historia». «Hemos ido ampliando su contenido, avanzando en la negociación bilateral con el Estado en cada reforma para ampliarlo, poco a poco, con el acuerdo de las instituciones vascas y del Estado y la ratificación de las Cortes Generales mediante ley, así como con el aval de las instituciones europeas», argumenta.

Busca una «actualización de los derechos históricos»

Por ello, cree que, ahora, «sobre la base de una auténtica voluntad de acuerdo», se deben «encontrar los mimbres constitucionales y legales pertinentes para dar forma jurídica a un nuevo pacto, utilizando la vía de la actualización de los derechos históricos, tal y como establece la disposición adicional primera de la Constitución».

En este contexto, sugiere «explorar la figura de la convención constitucional, un recurso utilizado en la cultura política anglosajona, para cuya aplicación no habría impedimento expreso». «No se trataría de una convención constitucional general sino de una limitada o específica para actualizar la interpretación acordada de una parte de su contenido», ha dicho.

En concreto, se refiere a «una convención constitucional para pactar una interpretación sobre aquello que la Constitución de 1978 no ha resuelto bien en relación con la cuestión territorial». «No sería una fórmula mágica ni un camino expedito, pero podría abrir nuevas posibilidades de desarrollo futuro», ha puntualizado.

La propuesta, según Urkullu, es «tomar la iniciativa con un planteamiento novedoso y viable desde el punto de vista de su constitucionalidad, planteando un doble pacto». Primero, según señala, «firmar un acuerdo preliminar de bases para la convocatoria y desarrollo de una convención constitucional sobre el autogobierno, incluyendo principios como el cumplimiento íntegro de los marcos estatutarios, el reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado, la bilateralidad, el sistema de garantías o la capacidad de decidir pactada».

En segundo lugar, propone celebrar una convención constitucional en el plazo de un año para analizar «el alcance actual y futuro de la disposición adicional primera de la Constitución», «el autogobierno de las comunidades de raíz foral» o, incluso, «el autogobierno de las nacionalidades históricas».

«Una salida a la actual encrucijada política»

En su opinión, esta propuesta «podría constituir una forma flexible y creativa de plantear una salida a la actual encrucijada política» y «para pactar una interpretación constitucional específica que, sin necesidad de modificación previa de la Constitución, hiciese posible un avance sustancial en el carácter plurinacional del Estado y en el desarrollo nacional del autogobierno de Euskadi y, en su caso, también de Navarra y el resto de comunidades históricas». «Es decir, de aquellas que contaban con un modelo de autogobierno previo a la Constitución de 1978», especifica.

La convención, según añade, «podría incluir también otras materias presentes en la agenda de debate político en el Estado». «Se presenta la ocasión de avanzar. Debemos tener presente de dónde venimos, ser conscientes de lo que podemos y no podemos hacer en esta coyuntura. Se trata de establecer hacia dónde vamos y lo que tenemos que hacer para lograrlo, porque tenemos la posibilidad de evolucionar progresivamente y desarrollarnos en nuestro ser», ha concluido el lehendakari.

Fuente

Llévate 50€ de crédito al cambiarte a Octopus Energy